El Consejo de Gobierno, reunido este jueves, ha aprobado la declaración de Bien de Interés Cultural con categoría de 'Conjunto histórico' Los Barrios de Salas, configurado por los núcleos urbanos de Salas, Villar y Lombillo de los Barrios, en Ponferrada (León), y la Placa de Villalba (Soria), con la categoría de 'Bien mueble'.

La delimitación del conjunto histórico denominado Barrios de Salas, se realiza en atención a su ubicación en un entorno natural y paisajístico "de gran valor", caracterizado por unos valores históricos, arquitectónicos y paisajísticos que lo dotan de unidad y coherencia.

La declaración de los Barrios de Salas, Bien de Interés Cultural con categoría de 'Conjunto histórico', supone un reconocimiento a los valores histórico artísticos y patrimoniales que conserva el conjunto, destinado a los bienes "más relevantes" del patrimonio de la Comunidad y "necesario" para garantizar "plenamente" su protección.

Asimismo, se delimita como zona afectada por la declaración, el ámbito espacial necesario para encauzar jurídica y materialmente la protección del conjunto.

En este sentido, la declaración de los Barrios de Salas reúne las características propias definidas por la Ley como Conjunto histórico, por tratarse de un asentamiento característico del transcurso de la historia de Castilla y León, que se configura como un espacio "único" en el que la agrupación de bienes inmuebles forman una unidad de asentamiento continua.

La placa de villalba

La declaración de la Placa de Villalba Bien de Interés Cultural con categoría de 'Bien mueble' se debe a su "singularidad y complejidad", que la convierten en un "ejemplar" de arte mueble "excepcional" y en una pieza capital y única, dentro del arte mueble paleolítico de la Península.

En este sentido, la placa de Villalba es el único elemento de arte mueble existente en la Comunidad con representación de fauna paleolítica.

Por su importancia, ha sido incluida como hito dentro del itinerario cultural 'Caminos de Arte Rupestre Prehistórico', declarado por el Consejo de Europa en 2010.

Se trata de una pizarra paleozoica negra, de forma rectangular que en origen debió ser más larga, puesto que se aprecia fractura en uno de los extremos. El descubrimiento de la pieza se debe a un hallazgo casual en una zona conocida como Barranco Hondo, en la localidad soriana de Villalba y fue descubierta en 1986 por Lorenzo Casado Egido, quien la entregó en enero de 1988 al Museo Numantino de Soria, donde se expone en la actualidad.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.