En el tercer trimestre del año, de los 31 deudores concursados, 29 fueron voluntarios y dos necesarios, mientras que diez fueron personas físicas sin actividad empresarial y 21 eran empresas.

De las 21 empresas concursadas, una se dedicaba a bienes de consumo no duradero. Además, cinco se dedican a promoción inmobiliaria o construcción y dos al resto, dos al comercio al por mayor, una al comercio al por menor y vehículos, tres a transporte y almacenamiento, dos a hostelería y ninguna a información y comunicaciones.

Igualmente, una se dedicaba a actividades administrativas y servicios auxiliares, otra a inmobiliarias financieras y seguros, una a actividades profesionales, otra al resto de servicios y una más sin clasificar.

De estas 21 empresas concursadas, nueve tenían cero asalariados, dos empresas contaban con entre uno y dos empleados; tres, entre 3-5 asalariados; dos, entre 6 y 9; una, entre 10 y 19; otras dos entre 20 y 49; una entre 50-99 y una sin clasificar.

Por último, de estas 21 empresas, cinco de ellas tenían un volumen de hasta 250.000 euros; seis de ellas, de 250.000 a 500.000 euros; otras cuatro de entre medio millón y un millón; una empresa tenía entre uno y dos millones; otra entre dos y cinco millones; una empresa más entre cinco y diez millones; otra tenía un volumen de más de diez millones y dos sin clasificar.

Datos nacionales

Las familias y empresas que se declararon en concurso de acreedores (suspensión de pagos y quiebras) ante la imposibilidad de afrontar sus pagos y deudas durante el tercer trimestre del año bajaron un 28,8% en el tercer trimestre del año en relación al mismo periodo de 2013, hasta sumar 1.401.

En concreto, las familias que se declararon en concurso de acreedores ascendieron a 131, lo que supone un descenso del 21,6% respecto al mismo trimestre de 2013 y su menor cifra en seis años, mientras que las empresas concursadas bajaron un 29,5%, hasta sumar 1.270 procedimientos de quiebra.

En tasa intertrimestral (tercer trimestre sobre segundo trimestre de este año), el número de deudores concursados retrocedió un 25,1%, su menor descenso en este trimestre desde el ejercicio 2011, con caídas del 32,8% en el número de familias declaradas en concurso y del 24,2% en el de las empresas concursadas.

De las 1.270 empresas que entraron en concurso en el tercer trimestre, 192 eran sociedades anónimas, con un descenso interanual del 36%, mientras que 1.022 eran sociedades limitadas, un 26,9% menos que en el tercer trimestre de 2013. Las personas físicas con actividad empresarial aumentaron los procesos concursales un 52,8% en tasa interanual, hasta totalizar 25, y un 58,3% respecto al trimestre anterior.

Durante el tercer trimestre, los concursos voluntarios bajaron un 29,8% en relación al mismo periodo de 2013, hasta sumar 1.313, en tanto que los concursos necesarios retrocedieron un 9,3%, con un total de 88 procesos. Por clase de procedimiento, los concursos ordinarios descendieron un 27,9% en tasa interanual y los abreviados, un 29%, hasta 271 y 1.130 procesos, respectivamente.

El 21,7% de las empresas que entraron en concurso entre julio y septiembre tenían como actividad principal la construcción (275 concursos), mientras que el 19,5% se dedicaba al comercio (248 empresas concursadas) y el 16,1% a la industria y energía (204). Así, casi seis empresas declaradas en concurso durante el tercer trimestre pertenecía a estos sectores.

Asimismo, la estadística refleja que casi dos de cada tres empresas concursadas tiene menos de 10 asalariados, y dentro de ellas, el 22,9% no tiene trabajadores a su cargo. El 22% de las empresas concursadas tiene una antigüedad de 20 o más años, en tanto que el 14,4% se fundaron cuatro años atrás o menos.

Según el INE, el 25% de las empresas concursadas de menos de cuatro años de antigüedad se dedicaban al comercio, mientras que el 59,1% de las que tenían 20 o más años de antigüedad operaban en el comercio y en el sector industrial y energético.

El 29,1% de las empresas concursadas en el tercer trimestre se concentraron en el tramo más bajo de volumen de negocio (hasta 250.000 euros) y eran principalmente sociedades limitadas.

CATALUÑA, A

La cabeza de los concursos.

Por comunidades, Cataluña, Comunidad Valenciana, Comunidad de Madrid y Andalucía fueron las comunidades con mayor número de declaraciones de concurso en el tercer trimestre, dado que acapararon más del 62,5% del total de procedimientos. En concreto, Cataluña sumó 295 concursos, Comunidad Valenciana registró 214, Madrid tuvo 212, y Andalucía, 155.

Las regiones con menos suspensiones de pagos en el tercer trimestre fueron La Rioja (10), Cantabria (14), Extremadura (15), Navarra (20) y Canarias (21).

La comunidad que más recortó su número de deudores concursados durante el tercer trimestre fue Canarias, con un descenso interanual del 63,2%, mientras que Aragón fue la única región que incrementó los concursos, con un avance del 1,7% respecto al mismo periodo de 2013.

Con la entrada en vigor de la Ley Concursal el 1 de septiembre de 2004, el INE sustituyó la antigua estadística de suspensiones de pagos y declaraciones de quiebra por la de procedimiento concursal, reemplazando los conceptos jurídicos de suspensión de pagos y declaración de quiebra por el de concurso de acreedores, denominándose deudores concursados a las entidades sometidas a este proceso.

Consulta aquí más noticias de Murcia.