El organismo público chino que regula las adopciones internacionales considera a los homosexuales personas con desorden mental. Cataluña es la comunidad con más adopciones en China, seguida de Madrid y Andalucía.