Rostropovich, quien murió el viernes a los 80 años, fue sepultado en el cementerio Novodevichye. Entre los cerca de 1.000 presentes se encontraban su viuda, la soprano Galina Vishnyevskaya, la esposa de Yeltsin, la reina Sofía de España y la esposa del presidente francés, Jacques Chirac.

Sobre su tumba fue colocada una cruz de madera y luego los presentes aplaudieron por última vez al maestro.

'Fue (...) una inspiración como ciudadano y como músico', dijo la jubilada Yelena Zubkovskaya, que previamente asistió al servicio fúnebre en la Catedral de Cristo Redentor. 'Lo extrañaremos'.

Zubkovskaya afirmó que asistió a todos los conciertos que pudo ofrecidos por Rostropovich, incluyendo el último que dio antes de partir de la Unión Soviética en 1974, en el que recibió una ovación de 10 minutos.

'A pesar de su gran fama, siempre fue accesible a las personas', dijo un sacerdote ortodoxo ruso en el entierro. Un coro cantó suavemente tras sus palabras.

Una fila de soldados marchó a través del pasillo central del cementerio antes de que trajeran el ataúd, que fue sepultado mientras salía el sol en un día frío y húmedo.

'Le quería mucho como persona, como músico, como hombre de familia', dijo Lyudmila Nuksunova, una profesora de música, que sostuvo que faltó al trabajo para ir al cementerio porque 'hoy no podía estar en ningún otro lugar'.

Más de 4.500 personas acudieron al funeral en la catedral, informó la agencia RIA.

AMANTE DE LA LIBERTAD

Agencias de noticias rusas citaron a una fuente cercana al músico diciendo que Rostropovich murió en un hospital de Moscú tras una larga enfermedad.

Su fallecimiento fue anunciado cuatro días después del de Yeltsin, a quien Rostropovich se unió en las barricadas para resistir el intento de golpe de Estado de 1991.

Rostropovich fue una de las mayores figuras culturales de Rusia y uno de los mejores violonchelistas del mundo. También fue conocido internacionalmente como un defensor de los derechos civiles durante el dominio soviético.

Mientras se encontraba fuera del país en 1978, el Kremlin le retiró su ciudadanía por lo que periódicos estatales catalogaron de 'actividad antipatriótica'.

El músico defendió a los disidentes Alexander Solzhenitsyn y Andrei Sakharov cuando fueron atacados por las autoridades soviéticas. El Kremlin restableció su ciudadanía en 1990 en el nuevo espíritu de apertura bajo el líder Mikhail Gorbachev.

Pocos días después de la caída del Muro de Berlín en 1989, Rostropovich tocó su violonchelo en los restos del muro.

'Fue una llamada del corazón', dijo entonces.

/Por Olesya Dmitracova/*.