Cartel del congreso internacional violencia de género
Cartel del Congreso Internacional "Violencia de Género"

España se encuentra entre los últimos países europeos en lo que respecta al asesinato de mujeres, una clasificación que encabezan países del norte de Europa como Finlandia y Suecia, donde los hombres son menos sexistas pero hay un excesivo consumo de sustancias tóxicas.

Así lo aseguró durante Los Desayunos de EFE el director del Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia , José Sanmartín , quien indicó que en España se ha registrado en los últimos años una "ligerísima" tendencia a la baja en el número de asesinatos contra mujeres.

"Mientras que antes del año 2000 hubo años donde se alcanzaron cifras de hasta 90 mujeres asesinadas al año por sus parejas o ex parejas, en los últimos años las cifras varían en 60 anuales", señaló Sanmartín, quien reconoció que la cifra "horripila".

En los países nórdicos existe una mejor educación desde el punto de vista sexual, pero el excesivo consumo de alcohol incrementa los maltratos


Destacó que España se encuentra a la cola de los países europeos en relación al número de mujeres muertas por violencia de género, mientras que los países del norte de Europa "siguen estando arriba".

Según un estudio presentado en el primer Congreso Internacional sobre Violencia de Género , celebrado la pasada semana en Valencia, entre el 40 y 50 por ciento de las mujeres de países como Finlandia, Suecia y Alemania había sido víctima de la violencia por parte de algún hombre.

José Sanmartín comentó que en los países nórdicos existe una mejor educación desde el punto de vista sexual, ya que son menos sexistas, pero detrás de las elevadas cifras de maltrato hacia la mujer podría estar un consumo excesivo de ciertas sustancias tóxicas como el alcohol "que desinhibe y hace que no haya frenos morales".

El director del Centro Reina Sofía rechazó la idea de que la violencia contra la mujer se dé en mayor medida en los niveles socioeconómicos más bajos y en la población inmigrante, ya que la mayoría de mujeres extranjeras que mueren asesinadas son de la Unión Europea.

Sanmartín destacó que antes de la aprobación de la Ley Integral contra la Violencia de Género , en diciembre de 2004, las mujeres víctimas de malos tratos "se convertían en peregrinantes de la Administración", lo que era para ellas una "segunda victimización de corte burocrático".

No obstante, consideró que no habrá "jamás un plan o una ley que sea eficaz mientras la sociedad en su conjunto no experimente una serie de cambios". El agresor escolar, afirmó Sanmartín, se parece bastante al maltratador de mujeres

El experto señaló que la "primera ley" es la familia, que definió como el "escultor que te va cincelando" y el primer contexto de socialización, al que le siguen la escuela y los medios de comunicación audiovisual, que son configuradores de formas de vida.

El tipo de conducta del agresor escolar, afirmó Sanmartín, es parecida al del maltratador de mujeres


Sanmartín también se refirió a la violencia escolar e indicó que la conducta del agresor escolar, que "se parece bastante al agresor de mujeres", no responde a ningún tipo de trastorno discapacitante, y en la mayor parte de los casos son jóvenes perfectamente conscientes de lo que hacen. Así, señaló que siete de cada diez agresores escolares le transfiere la responsabilidad de sus actos a la víctima. "Aseguran que el agredido es un pringado que le provoca y que reacciona porque se lo merece", explicó.

Según un sondeo nacional elaborado por el Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia, quince de cada cien alumnos de ESO sufren violencia en el sistema escolar, y de ellos tres, además, acoso o "bullying", de los que en su gran mayoría, el 65 %, son chicas.