Ambiente distendido en un debate sin precedentes entre Ségolène y Bayrou
Ségolène y Bayrou poco antes de empezar su debate en un hotel de París (REUTERS/BENOIT TESSIER) REUTERS/BENOIT TESSIER

"Convergencias, buen humor y cortesía" con estas tres palabras describe el diario francés Le Monde el encuentro atípico y sin antecedentes entre la candidata socialista a la presidencia de Francia, Ségolène Royal y el centrista François Bayrou, que no ha pasado a la segunda vuelta.

Un debate televisado, sin precedentes que se ha abierto hoy en un hotel de París, a ocho días de que ella y el conservador Nicolas Sarkozy disputen la última ronda de las Presidenciales.

Es la primera vez en la V República que un candidato que se ha calificado para disputar la última ronda de las Presidenciales francesas

Los dos candidatos están de acuerdo en aspectos esenciales como su idea de Europa o la necesidad de reformar las instituciones francesas, pero no encontraron puntos comunes en materia económica.

  Bayrou no ha querido pronunciarse sobre su adhesión a Royal, quien, a su vez, dijo que no esperaba aquí un "golpe efectista".

La candidata socialista subrayó que se trata de un acontecimiento "sin precedentes" y, en lugar de llamarlo "debate", prefirió presentarlo como un "diálogo" para "salir del enfrentamiento de bloque contra bloque (...) que no funciona", en alusión a la división izquierda-derecha.

El jugoso pastel de Bayrou

Según los analistas, el objetivo de Royal, que llegó segunda en las urnas el pasado domingo, es tratar de conquistar el mayor número de votos de los casi siete millones de franceses que votaron a Bayrou, que fue eliminado al quedar tercero.

Por su parte, el conservador Sarkozy dijo hoy que "no se interesaría" por el contenido del debate entre Royal y Bayrou e ironizó sobre las "pequeñas maniobras" de los dos.

Acorta distancias

El 35% de los electores de Bayrou se decantarían por Royal y un 29% por Sarkozy

Mientras, Sarkozy continúa perdiendo apoyos en las encuestas. El candidato conservador, que está en Valenciennes (norte) con el ministro de Empleo y Cohesión Social, Jean-Louis Borloo, dijo que prefería estar "sobre el terreno, en medio de los franceses".

Un sondeo de Ipsos-Dell difundido hoy indica que Sarkozy ganaría a Royal con el 52,5 por ciento de los votos el 6 de mayo, un descenso de medio punto sobre la encuesta anterior.

Este sondeo muestra que el 35% de los electores de Bayrou se decantarían por Royal y un 29% por Sarkozy, mientras que un 36% se abstendrían o no se pronuncian.