Shinzo Abe y George Bush
Shinzo Abe escucha atentamente las palabras de George W. Bush (Foto: Reuters) Jason Reed / Reuters
El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, afirmó este viernes que la paciencia de su país hacia Corea del Norte "no es ilimitada", en referencia al incumplimiento de Pyongyang del plazo para comenzar a desmantelar sus instalaciones nucleares.

En una rueda de prensa conjunta con el primer ministro japonés, Shinzo Abe, a quien Bush recibió  en Camp David, el presidente de EEUU afirmó que si Pyongyang no cumple sus compromisos, "hay un mecanismo" para la imposición de sanciones.

Por su parte, Abe aseguró que Corea del Norte "debería renunciar por completo a sus planes nucleares".

Las palabras de Bush parecen tener como objetivo calmar los temores del primer ministro japonés, que temía que Estados Unidos hubiera suavizado su posición con respecto al programa nuclear norcoreano.

Según afirmó Bush, el proceso ha encontrado "un bache" porque Corea del Norte reclama aclaraciones sobre un acuerdo financiero, la descongelación de fondos de este país hasta ahora retenidos en el banco Delta Asia de Macao.

Listo para el veto

Además el presidente de EEUU reiteró que vetará el calendario aprobado el jueves por la Cámara de Representantes y ratificado por el Senado por el cual las tropas estadounidenses se retirarían de Irak en octubre.

"Todavía no lo he vetado, pero quiero dejar claro que lo haré", afirmó.