Tras declarar ante el juez, este ordenó prisión preventiva hasta el martes para los tres, según informaron diversos medios.

El Ministerio del Interior dijo en un comunicado que esta actuación en Reino Unidos está relacionada con la desarticulación a finales del pasado mes de marzo del 'comando Urederra' de la provincia de Guipúzcoa.

Los detenidos en la operación dirigida por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón y realizada en colaboración con la Guardia Civil han sido identificados como Zigor Ruiz Jaso alias 'Lukas', Iñigo María Albisu y Ana Isabel López Monge.

Sobre el primero de ellos, de 28 años, pesaban varias órdenes de detención y estaría relacionado con el atentado perpetrado en febrero del año pasado contra el Instituto Social de la Marina de Mutriku (Guipúzcoa), que no causó heridos.

Iñigo María Albisu, de 23 años, se presentó ante la Audiencia Nacional en 2002 por estar presuntamente relacionado en actos de 'kale borroka' en San Sebastián, y fue puesto en libertad.

Por su parte, López Monge, de 36 años, estaba siendo buscada por su supuesta implicación en las actividades del 'comando Olaia' de ETA, dos de cuyos integrantes fallecieron al explotar un artefacto que transportaban en el vehículo en el que circulaban en septiembre de 2002, según el comunicado del ministerio.

La policía de South Yorkshire informó de la detención de un hombre de 23 años en Sheffield, una ciudad al norte de Inglaterra, hacia las 7:45 de la mañana (06:45 GMT), y de un hombre y una mujer de 29 y 36 años, respectivamente, hacia mediodía.

El comunicado de la policía, que no los identificó ni dio detalles de los arrestos, dijo que ya se han puesto en marcha los procedimientos de extradición.

El ministerio español aseguró que los tres arrestados no tenían información sobre objetivos, según se desprende de las investigaciones iniciales. La Guardia Civil investiga la posibilidad de que pudieran estar preparando su regreso a España, mientras medios publicaron que pretendían tomar un ferry con destino a Santander.

Las noticias sobre las detenciones se conocen el mismo día que algunos medios informan del envío por parte de ETA de una nueva remesa de cartas de extorsión a empresarios en las que se exige el llamado 'impuesto revolucionario'.

La banda rompió el pasado diciembre un alto el fuego declarado nueve meses antes con un atentado doblemente mortal en el aeropuerto madrileño de Barajas, lo que llevó al Gobierno a suspender el proceso de diálogo iniciado durante la tregua.