El Faro del Caballo, en el monte Buciero a las puertas de Santoña

  • Sólo se puede llegar a pie y tras ascender una escalera con más de 700 peldaños.
  • Se encuentra en el monte Buciero, una península de 600 hectáreas que conserva la mejor mancha de encinar cantábrico del país.
  • Cerca queda Santoña y su Reserva Natural de las marismas, Espacio Protegido.
Levantado en 1863, el faro se esconde entre acantilados de 200 metros.
Levantado en 1863, el faro se esconde entre acantilados de 200 metros.
GUIA REPSOL

Estamos al lado mismo de Santoña en la búsqueda de un faro, pero no de un faro cualquiera. Llegar al Faro del Caballo no es fácil; sólo se puede llegar a pie y tras ascender una escalera con más de 700 peldaños.

El monte Buciero es una península de 600 hectáreas que conserva la mejor mancha de encinar cantábrico del país. Entre acantilados de 200 metros y fortificaciones napoleónicas, descubrimos este faro único, levantado en 1863.

El único modo de llegar hasta aquí es a pie desde Santoña. Hacerlo directamente nos supondrá una hora y media; rodeando el monte, unos 12 kilómetros, nos llevará 4 horas, por senderos junto a los acantilados y enormes farallones cortados en la roca. El Faro del Caballo representaba a Cantabria en la edición 2014 de El Mejor Rincón de España, de Guía Repsol.

No muy lejos queda la Reserva Natural de las marismas de Santoña, refugio de especies únicas de aves migratorias, lo que le ha valido ser declarado desde 1991 Espacio Protegido.

Si pasamos por Santoña hay que disfrutar su producto estrella, las anchoas. Hay fábricas de conservas que admiten visitas, como Emilia, Ana María o Peña Rey. Viendo el meticuloso proceso de elaboración de la anchoa (la soba), se entiende su alto precio.

Fuente: Guía Repsol. Rutas, mapas, restaurantes … ¡Planifica con nosotros tu viaje!

Mostrar comentarios

Códigos Descuento