Mahyuba
La joven Mahyuba, secuestrada por sus padres biológicos en Tinduf. Universidad de Alicante

La joven saharaui Mahdjouba Mohamed Hamdidaf (Mahyuba) que ha escapado de los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia), donde permanecía retenida en contra de su voluntad por su familia biológica, ha afirmado que ha huido porque no ha estudiado para estar allí, sino "para ser libre".

En declaraciones a los medios de comunicación tras reencontrarse con su familia de acogida en España, de la que se separó en verano, Mahyuba ha manifestado sentirse "bien" y "muy feliz", a la vez que "muy agradecida" a su "familia española" por ayudarla a "ser una mujer libre".

Siempre estaba acompañada, pero nadie me hizo daño"Sé que no pretenden apartarme de mi familia biológica, sólo quieren ayudarme a ser una mujer libre, que es para lo que he estudiado, y no para quedarme en los campamentos de Tinduf", ha señalado.

Según ha manifestado, se ha puesto en contacto con sus padres biológicos y les ha "tranquilizado" y transmitido que ha llegado a España y que está "bien".

En los campamentos, no logró convencer a sus primogénitos de sus intenciones y "la situación se complicó".

"Me controlaban y vigilaban. Siempre estaba acompañada, aunque nunca nadie me hizo daño", ha explicado, aunque se ha mostrado convencida de que si la retenían era por protegerla "a su modo, mantener la familia unida".

"No obstante, yo entiendo esa protección completamente al revés. Desde mi punto de vista, es un ataque a mi libertad, y yo quiero libertad de movimiento", ha aseverado.

La joven ha relatado que la ayudaron a escapar "unos amigos" que la llevaron a Tinduf, donde contactó con la Gendarmería argelina, que se encargó de ella y, tras una conversación y gestiones, la dejaron ir.

El momento más tenso

"La salida del campamento fue lo más tenso. Luego ya no tuve miedo porque sabía que ya no había vuelta atrás", ha apuntado, al tiempo que ha confesado que, aunque ya esté en España, "todavía" sigue "en tensión".

La joven saharaui ha insistido en que el hecho de que quisiera volver a España no significa que no quiera a su padres biológicos sino "todo lo contrario".

"Lo que sucede es que yo no he estudiado para estar ahí -en los campamentos-, sino que tengo otros planes. Quiero estudiar, hacer un máster y, luego, encontrar un trabajo. Y quiero hacerlo a mi manera", ha declarado.

Quiero estudiar, hacer un
máster y, luego, encontrar
un trabajo

Mahyuba, de 23 años, llegó a la localidad de Genovés (Valencia) en 1999, donde fue acogida por una familia con la que vivía en régimen de acogida permanente desde 2003 a petición de los padres biológicos.

La joven tiene nacionalidad española y tanto su DNI como su pasaporte la identifican como ciudadana española, pero estaba "retenida contra su voluntad" por su familia biológica en territorio argelino, concretamente en los campamentos saharauis.

Allí viajó mahyuba el pasado 25 de julio tras una llamada urgente de su familia biológica a su padre de acogida para decirle que su abuela estaba muy enferma y que quería verla antes de morir.

Licenciada en Filología Árabe por la Universidad de Alicante, Mahyuba estudió un año en Londres, donde trabajó en la Fundación Marie Curie, y debería haber regresado a España el 18 de agosto para comenzar un máster en el mes de septiembre.

Su familia española presentó a finales de agosto una denuncia por "secuestro y amenazas de muerte" ante la Fiscalía General de Argel y ante el Consulado de España en Argel, que a su vez lo remitió a Tinduf y a la Comisión permanente española ante la ONU.

Ahora, tras huir de los campamentos de refugiados en Tinduf y un viaje desde Argel del que no ha ofrecido detalles, se encuentra ya en España, donde quiere "disfrutar de la libertad de movimiento".