Deoleo cerró los nueve primeros meses del año con unas pérdidas de 24 millones de euros frente a beneficios de 9,1 millones de euros registrados en el ejercicio anterior, a causa de los gastos derivados de la refinanciación bancaria, pero su beneficio bruto de explotación (Ebitda) se ha impulsado un 20 por ciento, según informó la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En concreto, el fabricante de las marcas Carbonell y Koipe ha explicado que este resultado se debe a la cancelación de la antigua financiación y la apertura de la nueva.

La facturación de la compañía se situó en 562,3 millones de euros, lo que supone una caída del 4,2 por ciento frente a los 587,1 millones de euros del ejercicio anterior.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) se ha situado en 60 millones de euros, lo que supone un 20 por ciento más frente a los 50,1 millones de euros del mismo periodo del ejercicio anterior y permite consolidar el doble dígito de margen, gracias al buen comportamiento del negocio en los mercados maduros y a la contribución procedente del negocio internacional y de Norteamérica, a pesar de un tercer trimestre muy complicado.

A 30 de septiembre, la deuda financiera neta ascendía a 493 millones de euros, lo que supone un pequeño incremento respecto al dato a junio, debido al efecto de la subida de precios de la materia prima y a una política más activa de aprovisionamiento.

Por otro lado, Deoleo prevé un cierre de ejercicio aún con pérdidas como consecuencia del tratamiento contable de los gastos de formalización de créditos, mientras que espera una facturación de 749 millones de euros y un Ebitda cercano a los 84 millones de euros.

La compañía estima a la vista de la subida de precios de la materia prima un mes de octubre todavía "difícil", pero una progresiva normalización del negocio a partir de noviembre, una vez se ajusten los precios de venta y se puedan hacer estimaciones más firmes sobre la nueva campaña.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.