Los trabajadores de Encasur mantendrán los encierros y cortes de carretera y no descartan otras movilizaciones frente a la intención de la empresa de recortarles un 5 por ciento de su masa salarial, eliminando los denominados "planes de bienestar social y familiar".

Así lo ha indicado el presidente del Comité de Empresa, Matías Jiménez, tras la nueva reunión de negociación del convenio colectivo mantenida este jueves, en la que, según ha informado, la empresa ha mantenido su decisión de suprimir los planes sociales.

La plantilla de Encasur, de la que es propietaria Endesa, optó hace años por destinar una parte de su masa salarial a contribuir a los denominados "planes de bienestar social y familiar". Suponen alrededor de 300 euros anuales por cada trabajador, según ha informado CCOO en un comunicado.

"Nos están peleando 300 euros cuando acaban de destinar 14.600 millones de euros a pagar dividendos a los accionistas", ha destacado Jiménez, en referencia al "reparto extraordinario de beneficios" ejecutado este miércoles por Endesa, que "se ha tenido que endeudar en 6.000 millones para afrontar este pago, del que la mayor parte, más de 13.400 millones, se ha llevado la italiana Enel, propietaria del 92 por ciento del capital de Endesa".

Según Comisiones Obreras, Endesa ha firmado ya el IV Convenio Marco 2013-2017, que afecta a todo su grupo de empresas y en base al cual en cada de una de ellas negocia su propio acuerdo. La plantilla de Encasur, que integran actualmente 94 trabajadores, ha acogido con "indignación" la pretensión de la dirección de su empresa de "eliminar derechos consolidados a lo largo de muchísimos años, con el esfuerzo de muchos trabajadores", dice el sindicato.

La empresa, sin embargo, apunta el sindicato, sí ha aceptado intensificar las negociaciones y ha vuelto a convocar una nueva reunión para el próximo lunes. Si en esa reunión no hay avances, los trabajadores volverán a encerrarse el miércoles y a cortar al mediodía del jueves la N-420 a la altura del centro minero; y empiezan a considerar la convocatoria de otro tipo de movilizaciones, ha manifestado CCOO.