El teniente de alcalde de Economía, Hacienda e Innovación, Julio Martínez, ha rechazado este jueves "tajantemente" las acusaciones de la oposición municipal sobre el incremento del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) destacando que en los dos últimos años el Ayuntamiento de Palma ha bajado los tipos municipales del IBI por encima del incremento de la base liquidable aprobada por el Gobierno central y que la situaba entre el 5% y el 6%.

En este punto, Martínez ha recordado que "la base liquidable sobre la cual se ha de aplicar los tipos municipales se incrementa anualmente entre un 5% y un 6%. "Dado que, provisionalmente, nosotros pensábamos que este incremento de la base liquidable se fijaría en el 7,8%, hemos bajado los tipos municipales por encima de esta base liquidable", ha destacado.

Asimismo, ha recordado que "el primer año bajamos los tipos un 10% y este año un 11,4% por lo que si la base liquidable se ha incrementado anualmente entre un 5% y un 6%, hemos compensado este incremento y, al mismo tiempo, hemos rebajado el primer recargo que impuso el Gobierno central a principios de legislatura".

Por ello, ha afirmado que "si no hubiésemos presentado un plan de ajuste alternativo al aprobado en el año 2009, deberíamos haber subido el IBI un 50% lo que supondría 41 millones de euros que habrían de estar pagando los ciudadanos de Palma. Una vez realizado este saneamiento, el ahorro fiscal ha sido de 32 millones de euros, lo que supone unos 240 euros de ahorro por cada vivienda".

Recaudación por ibi

"En el Ayuntamiento éramos conscientes de que, dada la situación económica debido a la mala gestión del anterior equipo de Gobierno, nos comprometimos a que el incremento del IBI se situase no por encima del IPC acumulado. El IPC acumulado se ha incrementado en esta legislatura un 9% y nosotros hemos hecho modificaciones en términos medios del IBI inferiores al 9%", ha subrayado Martínez.

En este sentido y en referencia a las acusaciones de la oposición de que ha subido la recaudación por IBI, ha destacado que "la recaudación por IBI urbana se cifra en 91 millones y teníamos previsto recaudar 96 millones de euros, por lo que tenemos déficit".

Martínez añadió que "en esta legislatura hemos aplicado el principio de quien más tiene, pague más y que los que estaban pagando de menos, paguen lo que les corresponde y esto lo hemos podido hacer tras realizar la revisión catastral, donde han afloraron toda una serie de inmuebles que no pagaban los que les tocaba", ha concluido.