El Ayuntamiento de Palma ha destinado este año, del 1 de enero al 26 de octubre, un total de 856.075 euros a ayudas para la vivienda, si bien la previsión es llegar a un millón de euros a finales de 2014, tal y como ha señalado la concejala de Bienestar Social e Igualdad del Ayuntamiento de Palma, Ana Ferriol, quien ha manifestado que más de 2.000 personas están siendo beneficiadas.

Así lo ha desglosado durante el pleno celebrado este jueves, donde ha apuntado que en 2013 se destinaron 861.652 euros a este concepto, lo que supone haber duplicado las ayudas de 2010, último ejercicio completo de la anterior legislatura, cuando se destinaron 452.067 euros.

Estas aportaciones comprenden conceptos como entradas de alquiler, mensualidades, recibos pendientes, comunidad, contadores y otros gastos, con el objetivo de que las familias con dificultades económicas "no tengan que salir de su casa", según Ferriol, quien ha recalcado que Bienestar Social ayuda a más de mil familias con un total de 2.852 aportaciones.

Asimismo, una vez se haya informado por parte de Intervención Municipal sobre el Catálogo de Prestaciones que complementa el Reglamento de Prestaciones Económicas (Ayudas Económicas Urgentes) que se ha aprobado en el Pleno, los profesionales podrán otorgar, según la valoración de cada caso, ayudas de alquiler durante un año dentro de las prestaciones del Ayuntamiento.

A estas prestaciones se añaden los 1.048 pisos del parque de viviendas que el Patronato Municipal de la Vivienda pone, en diferentes modalidades, a disposición de personas en situación de precariedad económica, bien con pisos propios o de propietarios que quieren alquilarlos.

En concreto, estas familias pagan una media de 115 euros mensuales de alquiler, y el Patronato aporta diferentes ayudas para complementar estas cantidades, ha explicado por su parte el teniente de alcalde de Urbanismo, Jesús Valls.

Durante el pleno municipal los grupos municipales han acordado por unanimidad dejar sobre la mesa una proposición del grupo MÉS per Palma, con el objetivo de trabajar para llegar a un texto conjunto "con el mayor grado de consenso posible".

El propio alcalde, Mateo Isern, ha intervenido en este punto del orden del día para asegurar que, para él, "es todo un compromiso personal" que estas problemáticas encuentren solución y que "ninguna persona quede desatendida" en Palma. Asimismo, las once personas que han acudido a la sesión plenaria para dar a conocer su situación personal, han sido atendidas por técnicos de Bienestar Social y un técnico del Patronato de la Vivienda.