El presidente del Parlamento, Manuel Gracia, ha asegurado este jueves que los medios de comunicación deben "cumplir fielmente" su función como instrumentos de información y expresión para la ciudadanía porque "cuando se convierten en instrumentos de poderes financieros, en voceros de adoctrinamiento o en inductores de comportamientos partidarios, cambian de naturaleza, y no sirven al conjunto de la sociedad".

Así lo ha dicho en la inauguración, junto a la presidenta del Consejo Audiovisual de Andalucía (CAA), Emelina Fernández, del ciclo 'Diálogos en el CAA', un foro abierto para la reflexión y el análisis sobre la comunicación que, en esta primera sesión, ha analizado el derecho a la información y las prácticas que someten el periodismo a los dictados de la propaganda en colaboración con el Colegio Profesional de Periodistas de Andalucía.

En este contexto, Gracia ha recordado que en el último Informe del CAA sobre pluralismo político "se advierte a los operadores locales de que incumplen de forma flagrante y reiterada con tal pluralismo a los que la Ley y la Constitución les obligan para reflejar la diversidad política en sus informativos". Por eso, ha dicho que "no será posible evitar el riesgo cierto de utilización de la información como mera propaganda si no se da una adecuada fortaleza y tenacidad en la respuesta de los periodistas ante los intentos más o menos groseros de manipulación de todo el mundo conocidos".

"Hay quienes entienden el poder como un fin en sí mismo y no como instrumento para mejorar la vida de la gente, y esto ocurre en los distintos poderes del Estado, incluido el poder judicial, como hemos visto recientemente; pues bien, es a esos, precisamente, a quienes hay que contraponer el poder de la información, para que la ciudadanía informada pueda libremente formar su propia opinión y tomar sus decisiones", ha esgrimido al respecto.

Además, el presidente del Parlamento ha abogado por "adoptar medidas de transparencia y de participación" en los distintos medios y soportes de comunicación para que, por un lado, "sea pública la composición del accionariado de las sociedades propietarias de cada medio y se difunda regularmente la publicidad privada e institucional que cada medio recibe" y, por otro, "los profesionales que trabajan en los medios tengan un cauce a través del cual puedan intervenir en la redacción y presentación de las informaciones que ofrecen al público".

Por ello, Gracia ha insistido en la necesidad de "fomentar y cuidar" los consejos de redacción para "hacerlos realmente órganos participados con una utilidad y un respeto dentro de cada medio", así como en la de que exista en cada medio "una figura que ampare el derecho de los destinatarios de los medios -el lector, el oyente, el espectador o el internauta- para que así tenga un referente al que acudir para que se le garantice en todo momento la objetividad de la información".

Los diálogos en el caa

El CAA ha inaugurado este jueves sus 'diálogos' con la intención de responder a las demandas de los diferentes agentes que integran el sector audiovisual y de la comunicación. Con esta primera sesión, ha intentado impulsar el debate público ante prácticas que impiden el libre ejercicio de la labor informativa y que coartan el derecho a la información, al limitar el derecho de los periodistas a realizar preguntas, o a elaborar con medios propios el material informativo.

Para analizar todos estos aspectos, han intervenido en la mesa de debate —que ha estado moderada por la consejera del CAA Carmen Morillo— la doctora en Ciencias de la Información, periodista de RTVE y exdirectora de Informe Semanal y ex subdirectora de los Servicios Informativos de TVE, Alicia Gómez Montano; el decano del Colegio de Periodistas de Andalucía, Antonio Manfredi; la presidenta de la Federación de Asociaciones de Prensa de España (FAPE), Elsa González, y el vicepresidente de la Asociación de Periodistas Europeos, Juan Antonio Prieto.

Los ponentes han abordado los problemas que pueden estar sufriendo los profesionales del periodismo a consecuencia de las prácticas que intentan controlar la información, convirtiéndola en propaganda. Según recuerda el CAA, un ejemplo de respuesta a este tipo de prácticas fue la iniciativa de un grupo de reputados periodistas, #sinpreguntasnohaycobertura, en cuyo manifiesto se recoge principalmente tanto el derecho a informar que tienen los medios, como el derecho a ser informados que asiste a la ciudadanía.

Tras esta iniciativa, el Consejo de Europa elaboró un informe sobre la libertad de prensa en Europa, en el que entre otras cuestiones, condenó la práctica de las ruedas de prensa sin preguntas en España y mostró su enorme inquietud por el riesgo de vulnerar la libertad de los medios en estos casos.

Todas estas cuestiones hacen que en esta jornada se busque "consensuar o poner sobre la mesa las estrategias que puedan o deban emprenderse para acabar con prácticas como esta que ya se encuentran enquistadas y normalizadas en el día a día de los periodistas", destaca el CAA, quien advierte de que, según los datos que recaba el Barómetro Audiovisual de Andalucía (BAA), la manipulación de los medios y la propaganda no son cuestiones que pasen desapercibidas para la ciudadanía.

Así, el 80% de la población andaluza considera que las informaciones sobre casos de corrupción están sometidas al control político y, desde 2007, se ha triplicado el porcentaje de quienes opinan que ningún canal de televisión es políticamente neutral, al pasar del 11 por ciento de los encuestados que respondió así, al 30 en 2013.

De hecho, los asuntos más frecuentes que son objeto de reclamación ante la Oficina de Defensa de la Audiencia (ODA) del CAA siguen siendo la neutralidad, el pluralismo y la veracidad (asuntos que se ven afectados por la manipulación informativa), con un total de 33 reclamaciones en 2013, una tendencia que se confirma en lo que va de 2014.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.