La Guardia Civil de la Región de Murcia, en el marco de las operaciones 'ZART' y 'PIRLO' desarrolladas para prevenir y perseguir el tráfico de drogas, ha desmantelado dos activos puntos de venta de droga ubicados en los municipios de Abarán y Archena. Las investigaciones se han saldado con la detención de dos personas y con la incautación de un kilogramo de polen de hachís y de 16 kilos de marihuana, 1.200 euros en efectivo, útiles para su manipulación y cultivo, así como un arma corta de tiro deportivo del calibre 22 mm. y 1.200 cartuchos de munición.

En Abarán, la investigación se inició cuando guardias civiles especializados en prevención de la seguridad ciudadana tuvieron noticia de la existencia de una nave abandonada, a las afueras de la localidad, donde se había detectado un gran trasiego de personas que frecuentaban regularmente el inmueble.

La Guardia Civil inició entonces la denominada operación 'ZART', con la realización de diversos servicios de vigilancia de la zona objeto de la investigación, donde se constató que, de forma periódica, acudía una persona de origen magrebí, según informaron fuentes de la Benemérita en un comunicado.

Así, el pasado día 23 de octubre, los guardias civiles realizaron una inspección de la nave -un edificio en estado de abandono, totalmente diáfano y ocupado en parte por escombros- en cuyo interior se hallaba un varón de nacionalidad marroquí.

Colaboración de la policía local de cieza

El examen realizado sobre este inmueble, en el que participó activamente una unidad canina de la Policía Local de Cieza, resultó positivo con la localización de varias tabletas y porciones de polen hachís con un peso total cercano al kilo, que fueron aprehendidas. Además, la Benemérita se incautó de dos teléfonos móviles, dos balanzas de precisión, papel transparente y un hacha.

La Guardia Civil procedió entonces a la detención del ciudadano marroquí presuntamente implicado en los hechos, de 27 años y vecino de Abarán, al que se le atribuye la presunta autoría de delito contra la salud pública por tráfico de droga.

Otra operación desarrollada por la Guardia Civil, en este caso en Archena, se ha saldado con la detención de una persona como presunta autora de delitos de cultivo y venta de sustancias estupefacientes y de defraudación de fluido eléctrico.

La denominada operación 'PIRLO' se inició ante las sospechas de la posible vinculación de un vecino de la localidad con la distribución de marihuana.

La Benemérita inició entonces numerosos dispositivos de vigilancia sobre el individuo, lo que evidenció que regentaba múltiples inmuebles de su propiedad y que, además, desde uno de ellos, sito en la localidad de Archena, realizaba salidas nocturnas hasta contenedores de basura ubicados en diferentes puntos del municipio, donde arrojaba restos de tierra y deshechos de plantas de marihuana.

Cultivo de plantas de '

Cannabis sátiva' INDOOR

Con estas premisas, la Guardia Civil solicitó a la autoridad judicial un mandamiento de entrada y registro del domicilio objeto de la investigación. El examen de la vivienda se ha saldado con la localización de una plantación de marihuana indoor, compuesta por plantas de cannabis sátiva, además de materiales específicos para su refrigeración e iluminación.

También se han localizado nueve kilogramos de cogollos de marihuana, 1.000 euros en efectivo, balanzas de precisión, bolsas y precintos para su embalaje, un arma de fuego del calibre 22 y 1200 cartuchos de munición, todo lo cual ha sido incautado por la Guardia Civil.

Los investigadores han determinado que el arrestado -un varón de nacionalidad española, de 50 años y vecino de Archena- se dedicaba al cultivo de marihuana en el interior de inmuebles (cultivo indoor), y que vendía en grandes cantidades a otros presuntos distribuidores al por menor.

La operación 'PIRLO' ha culminado con la detención de un experimentado delincuente, al que se le atribuye la presunta autoría de delito contra la salud pública y de defraudación de fluido eléctrico.

Las investigaciones realizadas por la Guardia Civil en relación con los hechos descritos se han saldado con la detención de dos personas, en las localidades de Abarán y Archena, como presuntas autoras de delito de cultivo y tráfico de droga, así como con la incautación de un kilo de polen de hachís, 16 kilos de marihuana, numerosos utensilios para su manipulación, 1.200 euros, un arma corta de tiro deportivo y 1200 cartuchos de munición.

Consulta aquí más noticias de Murcia.