El secretario general del PSOE de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha señalado que el presidente del Gobierno regional, José Antonio Monago, hace lo contrario de lo que predica, en referencia a la "penalización" que sufren las empresas de localidades de menos de 10.000 habitantes en el acceso a los incentivos autonómicos.

En rueda de prensa, Vara ha señalado que ésta no es una cuestión "baladí", puesto que refleja el "modelo de región" por el que apuesta, ha dicho, el PP de Extremadura.

Así, y tras citar el refranero español al afirmar que "no es lo mismo predicar que dar trigo", ha señalado que por un lado Monago ofrece un discurso en el que repite que "Extremadura es rural" y que "Extremadura es campo", al mismo tiempo que aprueba un decreto de incentivos industriales que otorga el doble de puntación a las empresas radicadas en los municipios de más de 10.000 habitantes que a las que no alcanzan esta población.

"El gobierno tiene un discurso teórico pero hace lo contrario en la práctica", ha afirmado Vara, quien ha reiterado que este decreto "penaliza al medio rural". "Esta es la cara de Monago, y esta es la cara del PP. Tienen un proyecto, y ese proyecto se llama cuatro o cinco ciudades y lo demás le importa un pito", ha aseverado.

De esta forma, las empresas radicadas en el medio rural se encuentran así con "una dificultad más", lo que demuestra además que el Gobierno extremeño los considere "extremeños de segunda división".

Fernández Vara, que se ha comprometido a cambiar esta situación "tan pronto como haya un cambio de Gobierno" tras las elecciones de 2015, ha defendido que estas empresas tengan al menos las mismas posibilidades que las de las ciudades para que puedan competir en "igualdad de condiciones".

Consulta aquí más noticias de Badajoz.