La Cámara de Comptos ha publicado un informe de fiscalización sobre la Policía Foral en el que cuestiona que se utilice "normalmente" el sistema de libre designación para el nombramiento de jefaturas en el cuerpo, cuando este sistema debería ser "excepcional".

En concreto, el informe afirma que "la normativa para la provisión de destinos de comisario, inspector, subinspector, cabo y policía se debe realizar a través de concurso, previéndose nombramientos de libre designación con carácter excepcional". "Sin embargo, dicho sistema en teoría excepcional es el que se utiliza normalmente para el nombramiento de jefaturas", ha apuntado.

Por ello, el órgano fiscalizador recomienda "restringir el sistema de libre designación de puestos a los casos previstos en la normativa".

Esta es una de las conclusiones que recoge el informe elaborado por Comptos, que analiza la plantilla de la Policía Foral, su dimensión respecto a otras policías autonómicas y la evolución del gasto en esta materia.

El informe pone el acento también en el denominado Grupo de Gestión Administrativa y de Recursos Humanos, que el año pasado tenían 47 personas desempeñando labores exclusivamente administrativas.

Comptos apunta que "hay que tener en cuenta que los requisitos de acceso a la Policía Foral tienen poco que ver con esa labor", por lo que sugiere que "sea personal experto en labores administrativas quien realice esas tareas, algo que, además, supondría un ahorro en las retribuciones, mayores en el caso de los miembros del cuerpo policial".

Comparativa con otras ccaa

El informe incluye un análisis comparativo del número de agentes de policía en las comunidades con cuerpo policial propio: Navarra, Comunidad Autónoma Vasca, Cataluña y Canarias.

En Navarra, teniendo en cuenta también los cuerpos del Estado y la policía local, hay 4.302 agentes de policía. En concreto, la plantilla de las fuerzas del Estado suma 2.277 miembros, no habiéndose reducido en los últimos años; la Policía Foral tiene 1.230 puestos y la de las policías locales 795. Esto supone un agente por cada 150 habitantes, cifra similar a la de la Comunidad Autónoma Vasca. En el caso de Canarias, hay un agente por cada 197 habitantes y en Cataluña uno por cada 220 habitantes.

El informe subraya que, salvo en materia de juegos y espectáculos, la Policía Foral no tiene asignada ninguna función en exclusiva, compartiéndolas en zonas urbanas con la Policía Local y Nacional, y en zonas rurales con la Guardia Civil. En este sentido, la Cámara de Comptos considera necesario "mejorar la coordinación de los cuerpos de policía".

Comptos recuerda que en 2002 se comenzó el despliegue territorial de la Policía Foral con la apertura de comisarías fuera de Pamplona y cuatro años después se aprobó la Ley Foral de Seguridad Pública de Navarra que ordena las competencias de Navarra en esa materia y profundiza en aspectos de cooperación y coordinación entre administraciones.

En 2009 hubo un acuerdo entre Navarra y el Estado que fijó en 1.200 los agentes previstos para 2012, al tiempo que preveía la reducción paulatina de los efectivos de la guardia Civil y Policía Nacional.

50

Millones de gasto

El gasto de la Policía Foral alcanzó en 2009 los 50 millones y ascendió hasta 55 millones en 2011, para volver a situarse en 50 millones el año pasado.

En la actualidad, la plantilla de la Policía Foral consta de 1.230 plazas. No obstante, el número real de efectivos a comienzos de este año era 1.083: 815 agentes, 125 cabos, 30 subinspectores, cuatro jefes de Área, 13 jefes de Brigada, 19 jefes de División, 42 jefes de Grupo y un Jefe de la Policía Foral.

La mitad de los efectivos de la Policía Foral se dedica a tareas de seguridad ciudadana. El resto está encuadrado en Inspección General; Tráfico y Seguridad Vial; Investigación Criminal y Seguridad Interior; y Policía Administrativa.

El informe analiza las condiciones retributivas de la plantilla. Los números de la Policía Foral están encuadrados en el nivel C de la Administración foral. Los complementos de puesto de trabajo en las categorías de agente, cabo y subinspector difieren según la unidad en la que prestan su servicio, desde el 9 por ciento del salario hasta el 65.

Jornada laboral

En cuanto a las horas de trabajo anuales, Comptos explica que los miembros de la Policía Foral están equiparados "en teoría" al resto de funcionarios que tienen turno de mañana y tarde, es decir, 1.554 horas.

Sin embargo, existe una compensación de 126 horas anuales para quienes superen determinadas pruebas físicas. El año pasado realizaron dichas pruebas el 97 por ciento de los miembros de la Policía Foral y las superaron todos. Descontando esas horas y teniendo en cuenta también las horas extraordinarias, trabajo en festivos o en horario nocturno, la jornada efectiva media de los agentes es de 1.348 horas anuales.

Por lo que se refiere a los 78 agentes destinados a la protección de autoridades, su jornada de trabajo anual es de 165 días.

En cuanto a las horas extraordinarias de los miembros de la Policía Foral, el año pasado sumaron 28.500, lo que supone un descenso del 60 por ciento respecto al año anterior.

La Cámara de Comptos destaca el hecho de que "no se haya regulado todavía la llamada segunda actividad", es decir, la que se asigna a miembros de la Policía foral al llegar a determinada edad.

Por último, el informe apunta que la gestión directa por parte del Parque Móvil del Gobierno de Navarra del mantenimiento y reparaciones de los vehículos, incluidos los de la Policía Foral, ha permitido ahorrar dinero. En concreto, en lo referido a los del cuerpo policial, el ahorro suma 170.000 euros respecto a la gestión externa anterior.

Consulta aquí más noticias de Navarra.