El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de dos años de cárcel impuesta en noviembre del pasado año al exteniente de alcalde del Ayuntamiento de Arruazu (Navarra) Gorka Ovejero y a los activistas de la asociación Mugitu! Julio Martín Villanueva e Ibon García Garrido por los tres tartazos que propinaron a la presidenta de Navarra, Yolanda Barcina, en octubre de 2011.

En una sentencia notificada este jueves, el alto tribunal destaca que no se vulneró su derecho a la presunción de inocencia ya que hubo prueba de cargo legítimamente obtenida que acreditó perfectamente la participación de los acusados, que fue colgado en el blog del movimiento MUGITU (de desobediencia al proyecto del TAV).

Se confirma asimismo la condena al cuarto acusado, Mikel Álvarez Forcada, a un año de cárcel por considerar que aunque no participó en el lanzamiento, "levantó los brazos en inequívoca señal de apoyo". Los cuatro tendrán además que abonar una multa de 900 euros cada uno.

El Supremo rechaza también el argumento de las defensas, que señalaban que se había vulnerado el principio 'non bis in idem' o cosa juzgada porque los hechos habían sido investigados en Francia y archivados por la Fiscalía de aquel país. El motivo del archivo francés era que ya había una causa abierta por lo ocurrido en España.

Consulta aquí más noticias de Navarra.