El Gobierno de Cantabria ha publicado este jueves en el Boletín Oficial el decreto por el que prorroga durante cinco años la suspensión de nuevas autorizaciones de máquinas tragaperras en locales hosteleros, con el fin de racionalizar y diversificar la oferta y controlar su incidencia social. Esta medida planificadora en el ámbito del juego entra hoy mismo en vigor.

De esta forma, se prorroga la suspensión de nuevas autorizaciones de este tipo de máquinas, vigente desde 2006, con el fin de conciliar el crecimiento excesivo que habían alcanzado este tipo de autorizaciones de explotación de máquinas y frenar las consecuencias negativas, así como racionalizar la oferta de esa modalidad de juego.

El Ejecutivo entiende que la medida de suspensión adoptada en años anteriores ha provocado efectos positivos y que la situación económica actual "no anima a introducir cambios en este ámbito".

A esto, ha indicado, se añade que el propio sector implicado ha solicitado el mantenimiento de dicha medida planificadora, por lo que el Ejecutivo procede así a prorrogar durante otros cinco años el periodo de suspensión de la concesión de autorizaciones de explotación de este tipo de máquinas en hostelería.

El Gobierno entiende que la autorización sin control de las tragaperras puede perjudicar el equilibrio que tanto la Ley de Juego como el Catálogo de Juegos de la Comunidad Autónoma de Cantabria prevén entre los distintos tipos de juego privado; y puede dar lugar a un aumento de las conductas de ludopatía o una falta de control administrativo sobre el acceso que menores y discapacitados pueden tener a este tipo de juegos.

El decreto también indica que la limitación de las autorizaciones de máquinas recreativas tipo B1 se centra en la necesidad de planificar el juego teniendo en cuenta la realidad, la incidencia social en él, sus repercusiones económicas y tributarias, la necesidad de diversificar el juego y no fomentar su hábito, así como impedir actividades monopolísticas.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.