Mahyuba
La joven Mahyuba, secuestrada por sus padres biológicos en Tinduf. Universidad de Alicante

Mahyuba Mohamed Hamdidaf ya está en la localidad valenciana de Genovés con su familia de acogida. La joven de origen saharaui y con nacionalidad española llegó este miércoles por la tarde a España procedente de Argelia después de permanecer secuestrada por sus padres biológicos en los campos de refugiados de Tinduf. Allí estuvo retenida contra su voluntad tres meses, hasta que este martes logró escapar.

"Está un poco más delgada pero muy bien, tanto de ánimo como físicamente", afirma Batiste Llopis, su padre de acogida, al otro lado del teléfono. Mientras él atiende la llamada, Mahyuba todavía duerme. Los últimos meses han sido muy duros para ella y por fin puede descansar tranquila.

"Lo ha pasado mal", cuenta Batiste. "Es una chica muy sensible. Quiere mucho a sus padres pero sufría porque quería venir y porque sabía que aquí también todos estábamos sufriendo", continúa.

Sobre las 17.30h de este miércoles, el vuelo procedente de Argel en el que viajaba aterrizó en AlicanteLa joven consiguió salir de Tinduf este martes sobre las once de la mañana. Le pidió el pasaporte a su madre con la excusa de que tenía que consultar algunos datos y, aprovechando que la dejó sola un momento, se subió en el coche de unos amigos que la estaban esperando para ayudarla. Fueron ellos quienes la llevaron hasta la gendarmería argelina situada fuera de los campamentos. Allí mostró la documentación que acredita su nacionalidad española, lo que sumado a la denuncia que había interpuesto su familia valenciana, motivó que los agentes procediesen a su traslado a la embajada de España en Argel.

Su calvario finalizó este miércoles cuando, sobre las 17.30 horas, el vuelo procedente de la capital argelina en el que viajaba aterrizó en Alicante. Allí estaban sus familiares españoles y sus amigos para recibirla.

Pese a lo difícil de la huida, Mahyuba no tuvo miedo: "No poder volver, ése era el miedo que me acompañaba en todo momento. Por eso no tuve demasiado miedo a la hora de decidir escapar, porque la alternativa era quedarme allí". En declaraciones al diario Levante a su llegada a Genovés agregaba: "Creo que mis padres llegarán a entender que ellos son importantes para mí, pero que también tengo una vida aquí".