'The Tailor', 1565-70
'El sastre', una de las obras más conocidas del pintor renacentista italiano Giovanni Battista Moroni - The National Gallery, London - Photo © The National Gallery, London

Su famoso retrato El sastre (1565-70) es el primero conocido que representa a un hombre en el proceso de un trabajo manual. Uno de los grandes retratistas italianos del siglo XVI, Giovanni Battista Moroni (1520? - 1579) se adelantó a su tiempo con un estilo naturalista y anticipó tanto los avances técnicos del maestro barroco Caravaggio como el movimiento realista del siglo XIX.

Capturaba con exactitud la apariencia de los modelos, pero sobre todo la vida interior, el toque en la mirada que marca la diferencia. Los cuadros poseen un brillo que parece logrado con barniz, una extraordinaria claridad en el diseño y una precisión que parece anunciar la fotografía más de tres siglos antes de su invención.

La Royal Academy of Arts de Londres expone hasta el 25 de enero Giovanni Battista Moroni, la primera retrospectiva exhaustiva sobre la obra del autor organizada en el Reino Unido. La pinacoteca demuestra el poder de los trabajos de Moroni con una selección de notables retratos y también de sus poco conocidas obras de temática religiosa.

Modas y lujos

Por primera vez una serie de retablos procedentes de iglesias de la Diócesis de Bérgamo —provincia del norte de Italia en la que está Albino, localidad natal del pintor— se exhibirán junto a los retratos.

El colorido estilo italiano contrasta con la moda española, más sombríaAdemás de El sastre, entre las piezas destacadas incluidas en la exposición hay otras que ponen de manifiesto la destreza del artista para capturar los detalles del mundo que le rodeaba, por ejemplo las modas y los lujos de las familias más ricas de Bérgamo. Los luminosos Isotta Brembati (c. 1555) y Gian Gerolamo Grumelli (c. 1560) ilustran el colorido y sedoso estilo italiano mientras que Pietro Secco Suardo (1563) se adentra en la moda española que luce el conde, más sombría.

Al servicio de la Contrarreforma

En las escenas religiosas, Moroni se puso al servicio a la Contrarreforma con que la Iglesia Católica combatía el avance de la reforma protestante. El pintor suele representar al fiel como testigo de una escena sagrada, como se demuestra en La última cena (c. 1566-69).

Moroni suele representar al fiel como testigo de una escena sagradaLa visita del Cardenal italiano Carlos Borromeo a la Diócesis de Bérgamo en 1575 urgió a las iglesias de la región a encargar numerosas pinturas religiosas y Morino, como pintor principal, produjo muchos de estos ejemplos de devoción pública, entre los que está el retablo San Gotardo coronado con San Lorenzo y Santa Catalina de Alejandría, fechado en torno al año 1575.

La muestra en Londres revela al público actual a un injustamente poco conocido maestro renacentista con una línea cronológica que documenta desde sus primeros trabajos influidos por Lorenzo Lotto y su maestro Moretto hasta los encargos que lo convirtieron en el pintor principal de Bérgamo en un progresivo avance hacia la cima de la pintura italiana del siglo XVI.