'The Rock 'N' Roll Zoo'
Detalle de 'The Rock 'N' Roll Zoo' © Dorothy 2014

"Las cebras son reaccionarias/los antílopes son misioneros/las palomas conspiran en secreto/los hámsteres dan vueltas con frecuencia", cantaban en 1967 Simon & Garfunkel en At The Zoo (En el zoo), más cerca de una parábola sobre la sociedad que de un homenaje musical al Zoológico de Central Park en Nueva York.

El estudio de diseño Dorothy hace referencia a la canción para presentar su último proyecto gráfico, The Rock 'N' Roll Zoo (El zoo del rock and roll). En la gran ilustración editada en forma de cartel, los mamíferos, aves, insectos, anfibios, animales acuáticos y reptiles representan clásicos del rock: el león lo pone Bob Marley con Iron Lion Zion, las arañas de Marte son hijas de David Bowie, el cocodrilo con gafas de sol en forma de estrella pertenece a Elton John (Crocodile Rock), los cerdos voladores (Pigs On the Wing) son cortesía de Pink Floyd.

"Los títulos debían tener un gancho que funcionada bien en una ilustración que permitiera a la gente a adivinar qué canción (y qué artista) representaban", cuenta la diseñadora Ali Johnson del proceso de creación del zoo imaginario. El proyecto duró 18 meses y pidieron la colaboración de la ilustradora de Liverpool Tracy Worral, que diseñó cada animal con un toque clásico, con ecos de libro infantil de mediados del siglo XX, en la línea del maestro del "realismo minimalista" Charley Harper.

77 títulos que mencionan animales salvajes y domésticos

La mosca-supermán, el tigre boxeador, la morsa-Lennon...Entre los recuadros que separan a los animales, como si fueran calles, los diseñadores añaden títulos de canciones y discos a modo de paseos y caminos (Walk on the Wild Side de Lou Reed, Pet Sounds de los Beach Boys, Pony Street de Elvis Costello...). Debajo, una pequeña lista detalla los títulos e intérpretes.

Además del póster, seleccionan ilustraciones a las que tienen especial cariño para convertirlas en láminas, como es el caso de la mosca-supermán de Superfly (de Curtis Mayfield), el tigre boxeador de Eye of the Tiger (de Survivor, una canción "de juventud" por la que confiesan cierta debilidad sentimental) o la morsa-Lennon de I am the Walrus, de los Beatles.

Aficionado a insertar en complejos y vistosos diseños infográficos su gusto por la música, el cine y la literatura, el estudio inglés afincado en Mánchester tiene un historial de mapas pop con planos callejeros con nombres de canciones o bóvedas celestes formadas por constelaciones de nombres de actores y títulos de películas. En este zoo los artistas han encajado 77 títulos que mencionan animales salvajes y domésticos, ampliando su colección de cartografías culturales con cierto toque de humor.