España aparece en todas y cada una de las 'zonas rojas' de las tablas que miden la pobreza infantil en el último informe de Unicef: 'Los niños de la recesión. El impacto de la crisis económica en el bienestar infantil en los países ricos' (PDF).

España es el tercer país (de todos los de la UE y la OCDE), solo tras Grecia y Letonia, con más menores de edad en riesgo de exclusión social (el 36,3%, más de uno de cada tres) y también figura en lo más alto de la lista de países donde la crisis más ha empeorado la situación de este colectivo. 

De hecho, el número de niños pobres ha aumentado en 800.000 en España como consecuencia de la crisis económica entre 2008 y 2012 hasta situarse en un total de tres millones de niños que viven por debajo del umbral de la pobreza.

El informe cifra en un 36,3% los menores españoles en riesgo de exclusión social (2,7 millones) El autor de la parte española del informe, el investigador Gonzalo Fanjul, califica de "emergencia nacional" la pobreza infantil en España. En una conferencia reciente explicó cómo "los episodios de pobreza crítica, aunque sean breves, tienen en los niños efectos para toda la vida".

El informe de Unicef enmarca a España entre los países donde más han caído los ingresos medios (en torno a un 15%). Las familias españolas han perdido el equivalente a diez años de mejoras en sus ingresos, solo superados por las familias griegas, que han perdido catorce años.

También aparece España entre los países donde más se han reducido las prestaciones familiares desde 2008, "justo cuando los indicadores de pobreza empezaban a dispararse", lamenta el estudio.

Más estrés e insatisfacción

¿Qué significa ser pobre en un país rico? Para los autores del informe, son pobres las familias que sobreviven con menos de 355 euros al mes por miembro de la familia. En España, según Gonzalo Fanjul, los niños que se ven más afectados son los hijos de los inmigrantes y los de las familias monomarentales. Sin olvidar "que estamos ante un fenómeno generalizado de empobrecimiento de la clase media" como constata la cifra de 2,7 millones de niños pobres.

Lapobreza crítica tiene en los niños efectos para toda la vida El informe revela que España es uno de los países donde la población admite sufrir más estrés. A la pregunta de si se sienten satisfechos con su vida, los españoles son de los más negativos del mundo desarrollado. La conclusión, según Unicef, es que la vida de las personas ha empeorado, sobre todo en los dos últimos años (2011-2013), cuando las respuestas más negativas aumentaron más en España que en el resto de países.

A nivel internacional, la conclusión del estudio es que la crisis ha afectado más a los niños y adolescentes del sur de Europa (España, Grecia e Italia). Sin embargo, el empobrecimiento de los niños es generalizado, pues ha ocurrido en la mitad de los cuarenta países analizados, los más ricos del mundo.