El presidente del TS: la Ley está pensada "para el robagallinas" y no para el gran defraudador

  • Carlos Lesmes reclama consenso político para llevar a cabo las reformas necesarias para mejorar la Justicia.
  • El también presidente del CGJP afirma que la actual Ley de Enjuiciamiento Criminal traba la lucha contra la corrupción.
  • "Los delitos propios de la corrupción son complejos de investigar" y la principal carencia es que el sistema procesal "no es adecuado, porque es muy antiguo".
El presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, Carlos Lesmes (2d), acompañado por Cospedal (i), Catalá (d) y Fernández Díaz.
El presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, Carlos Lesmes (2d), acompañado por Cospedal (i), Catalá (d) y Fernández Díaz.
Alberto Martín / EFE

El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, manifestó este martes que la actual Ley de Enjuiciamiento Criminal (LeCrim) está "pensada para el robagallinas, no para el gran defraudador", y que ello supone una gran traba para la lucha contra la corrupción.

Lesmes realizó estas manifestaciones durante una intervención en el diario La Razón ante los ministros de Justicia e Interior, Rafael Catalá y Jorge Fernández Díaz; la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y numerosos representantes del mundo de la Justicia, ante quienes eludió pronunciarse de forma concreta sobre la deriva que tendrán en los tribunales asuntos como la consulta planteada por Artur Mas o el asunto de las tarjetas opacas de Caja de Madrid.

Para Lesmes, "si la Justicia no funciona no hay regeneración democrática", por lo que ha recordado la existencia del pacto de 2001 y ha reclamado consenso político para las reformas que son necesarias para mejorarla.

Según el presidente del Poder Judicial, "los delitos propios de la corrupción son complejos de investigar" y la principal carencia es que el sistema procesal "no es adecuado, porque es muy antiguo". A su juicio, son necesarias reformas tanto en la LeCrim como en la que regula la estructura de los tribunales en España "que permitan agilizar".

Sobre la posibilidad de que los fiscales instruyan las causas, Lesmes apuntó que permitiría agilizar las investigaciones, y que hay mecanismos para "soslayar" las críticas por la dependencia jerárquica que existe en esta institución, cuyo fiscal general es designado por el Gobierno.

Un sistema "endemoniado"

El presidente del CGPJ manifestó que la dificultad de las reformas estriba en que para realizarlas hay que acudir a un sistema "endemoniado" que consiste en poner de acuerdo a 13 comunidades autónomas con competencias, un Ministerio y al propio Consejo.

"La Justicia no está tan mal como algunos pretenden hacer ver", defendió no obstante durante su discurso, en el que insistió en que "los jueces españoles son profesionales y actúan con gran independencia, se diga lo que se diga, y también con responsabilidad".

Preguntado por las recientes manifestaciones a El Mundo del miembro de ETA Jesús María Zabarte, 'el asesino de Mondragón', Lesmes manifestó que "lamentablemente la justicia humana no obliga al arrepentimiento" aunque algunas manifestaciones pueden incurrir en delito de enaltecimiento, si bien no puede valorar este caso concreto.

Sobre los asistentes al acto, ni Catalá, ni Fernández Díaz, ni Cospedal, ni tampoco el exministro Eduardo Zaplana quisieron comentar la imputación este martes de Ángel Acebes, miembro del Gobierno de José María Aznar, en la causa por los denominados papeles de Bárcenas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento