La Audiencia Nacional condena a 28 años de prisión al etarra Juan Antonio Olarra

  • Considera probado que pertenecía al 'comando Donosti'.
  • Condena al etarra a pagar además 300.000 euros a la familia de la víctima.
  • Olarra y José María Iguerategui Gillisagasti atentaron contra el funcionario de prisiones Domínguez Burillo y le dispararon en el cuello y la cabeza.
  • La sentencia considera que no importa quién disparara.
  • El etarra fue entregado temporalmente por Francia en julio para ser juzgado por trece sumarios.
La Audiencia Nacional ha condenado a 28 años de prisión al etarra Juan Antonio Olarra Guridi por el asesinato en 1993 del funcionario de prisiones José Ramón Domínguez Burillo en San Sebastián.

La Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional considera a Olarra autor de un delito de asesinato terrorista y le impone además el pago de una indemnización de 300.000 euros a los padres del fallecido y la prohibición de acercarse a Burgos, lugar de residencia de éstos, en un plazo de cinco años tras su salida de la cárcel.

Miembro del "comando Donosti"

Según los hechos probados de la sentencia, Olarra formaba parte del "comando Donosti" de ETA junto con José María Iguerategui Gillisagasti, fallecido en una explosión en Vitoria en 1994.

De acuerdo con los objetivos marcados por ETA, Olarra Guridi e Iguerategui decidieron dar muerte al citado funcionario de prisiones que prestaba sus servicios en la prisión de Martutene y que vivía en las proximidades del centro penitenciario.

Por ello, sobre las ocho de la mañana del 22 de enero de 1993 fueron a esperar al funcionario a la salida de su domicilio, le abordaron y uno de ellos le disparó dos tiros que le alcanzaron en la cabeza y el cuello, tras lo que se dieron a la fuga.

Domínguez Burillo, natural de Burgos, soltero y de 35 años, falleció poco después, cuando acababa de ser ingresado en la Cruz Roja.

El tribunal indica que la pertenencia a ETA del acusado y su integración en el "comando Donosti" en la fecha de los hechos se desprende de las declaraciones de los colaboradores Valentín Lasarte y Luis Gorroti.

No importa quién disparara

La sentencia considera que carece de relevancia cuál de los dos miembros del comando, Juan Antonio Olarra o el ya fallecido José María Iguerategui, apretó el gatillo "porque el hecho responde a un acuerdo previo, a una acción planificada y a un reparto de papeles", y considera al acusado responsable en concepto de autor.

Además, agrega que el asesinato se llevó a cabo en San Sebastián, lugar de actuación del citado comando terrorista y que supone un ataque contra un colectivo, los funcionarios de prisiones, objetivo de ETA, "y nada podría explicar que sólo hubiese actuado uno de sus miembros".

Olarra Guridi fue entregado por Francia el pasado 17 de julio a España de forma temporal para ser juzgado por trece sumarios.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento