Francisco Nicolás G. I.
Francisco Nicolás G. I., junto al expresidente del Gobierno José María Aznar en una conferencia de FAES. FB

La Policía Nacional ha recibido por el momento solo una denuncia contra el joven Francisco Nicolás G.I, la que le llevó a su detención la semana pasada acusado de falsificar informes del CNI y hacerse pasar por miembro del mismo y del Gobierno.

A preguntas de los periodistas tras presentar un libro sobre el Twitter de la Policía, el director general del cuerpo ha asegurado sobre el caso de este joven que acudió a numerosos eventos, incluida la proclamación de Felipe VI como rey, que la Policía no tiene más denuncias que la que llevó a su detención. A Francisco Nicolás se le imputan los delitos de estafa, falsificación documental y usurpación de funciones públicas.

Un arresto del que el cuerpo informó el jueves pasado en un comunicado en el que solamente detallaba que el joven, de 20 años y ya en libertad, está acusado de estafar 25.000 euros falsificando informes del Centro Nacional de Inteligencia.

Tampoco el director ha podido confirmar si dos policías municipales escoltaron en un viaje a Lugo al joven, un hecho que fuentes municipales sí han ratificado y han explicado que la unidad de Asuntos Interior de la Policía local de Madrid ha abierto un expediente para determinar si dos agentes hicieron este trabajo.

A mí me la han liado. Me han engañado El juzgado que investiga el caso ha decretado secretas las actuaciones sobre el joven, han informado fuentes de su defensa. Uno de los letrados que defiende a Francisco Nicolás ha explicado que, tras la puesta en libertad del joven el pasado viernes, su bufete se personó en la causa y este martes han acudido al juzgado para tener acceso a las diligencias, momento en el que les han comunicado que se había decretado el secreto de las actuaciones.

El joven declaró tras su arresto ante la Policía durante siete horas asistido por un abogado de oficio, sin que sus letrados actuales hayan tenido acceso a esa declaración policial. Sí le asistieron durante su declaración ante la juez que estaba de guardia el pasado viernes, en una comparecencia que no fue muy larga y en la que el detenido se derrumbó cuando vio que el juez pedía medidas cautelares contra él. "A mí me la han liado. Me han engañado", dijo Francisco Nicolás, rompiendo a llorar, según sus letrados.

La jueza acordó su libertad provisional sin fianza, pero obligándole a comunicar al Juzgado cambios de domicilio, entregar el pasaporte y no abandonar España.