Orive hará su auditorio cuando emigre el cernícalo

Las ruinas de Hernán Ruiz serán restauradas y objeto de una intervención de arquitectura reversible que debe respetar las aves que anidan en ellas.
Fotomontaje de las ruinas de la Sala Capitural del Huerto de Orive con la cubierta de cristal prevista para su restauración (Archivo).
Fotomontaje de las ruinas de la Sala Capitural del Huerto de Orive con la cubierta de cristal prevista para su restauración (Archivo).
Las ruinas de la Sala Capitular, edificio que no llegó a completarse entre los siglos xvi y xvii por la saga de los Hernán Ruiz por razones que todavía son una incógnita, serán restauradas para utilizar este espacio como equipamiento público del Jardín de Orive. Para ello se pondrá una cubierta de cristal y se completará su cerramiento con paneles de madera. Todo será desmontable para no dañar al edificio, catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC).Es lo que se denomina arquitectura reversible, que no altera la estructura del inmueble y que puede desmontarse en un futuro para dejar las ruinas tal y como están. De hecho, todo los nuevos elementos irán atornillados o, en el caso de la cubierta, sobrepuestos entre los muros. El objetivo es adecentar y convertir estas ruinas en un auditorio de pequeño formato, sala de exposiciones y demás actividades lúdicas y culturales.

La empresa no es fácil, ya que se debe respetar la colonia de cernícalos primilla, especie en peligro de extinción, que anidan en estas ruinas. Es una de las exigencias de la Junta para dar el visto bueno a esta actuación. Para ello, se aprovechará la época de migración de esta especie para iniciar las obras.

Además, se evitará que puedan anidar las palomas, una especie que deteriora con sus excrementos las ruinas, que serán restauradas y limpiadas. Así, se permitirá a los cernícalos que puedan acceder a sus nidos mediante unas aberturas que sólo permiten el paso de esta especie, de menor tamaño que la paloma.

La cubierta se hará colocando vigas metálicas en foma de «v», que servirán para canalizar el agua de lluvia, y placas de vidrio. La sala quedará revestida con paneles de madera en cuyo interior irán las canalizaciones y el entramado eléctrico. En uno de los laterales de las ruinas se ubicará una caseta prefabricada con aseos, una pequeña cafetería y espacios para albergar los cuadros de electricidad y aparatos de climatización, de forma que en el monumento no se hará ni un solo agujero.

Conectado con La Corredera

La recuperación de las ruinas de la también conocida como Manzana de San Pablo servirá para crear un equipamiento con un aforo para unas 200 personas. Además, se acometerá otra intervención para hacer más accesible este espacio: se hará un pasaje peatonal que conectará el Jardín de Orive con La Corredera.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento