Es el grito desesperado de Mónica López, una madre que ha  pedido al Principado que asuma la tutela de su hija de 13 años. La mujer asegura  que no puede «hacer nada por ella» porque está totalmente «descontrolada». La joven tiene varias denuncias por robo y agresión y también se fugó de casa.

Mónica afirma que ni ella ni su marido pueden «domarla»,  por lo que solicitaron a los Servicios Sociales que se hicieran cargo de la menor. Sin embargo, las instituciones alegan que la conducta de la chica es «normal» por su condición de adolescente y que es responsabilidad de la madre reconducirla. Mónica, en declaraciones al diario asturiano El Comercio, ha llegado ha afirmar que sólo le queda «atarla».

«Hace lo que le da la gana»

La aventura más reciente de la menor consistió en escaparse con su novio a Alicante. «Se fueron tres días y pese a que denuncié la desaparición en comisaría, no hicieron nada y fue ella la que al final regresó cuando le dio la gana».

Mónica señala como responsable del comportamiento de la adolescente a su
novio, «que duerme en una chabola y tiene 19 causas pendientes».

Su hija comenzó a delinquir con 11 años. Fue entonces cuando empezó ha recibir en su casa denuncias «por robar un MP3, por pegar a otra niña... Los profesores y vecinos se quejan continuamente de su agresividad. Es muy violenta».

La madre suplica que los Servicios Sociales no dejen a la menor a la deriva.