Botella cancela el plan de austeridad antes de lo previsto, pero mantiene los ajustes

  • El Ayuntamiento se zafa de la tutela del Ministerio de Hacienda tras refinanciar los 992 millones que aún debe devolver por el plan de pago a proveedores.
  • Se ahorrará 92 millones de euros en intereses hasta el año 2023.
  • El Consistorio ya ha anunciado la eliminación de la tasa de basuras, pero mantendrá los ajustes realizados y las subidas de tasas y precios públicos.
Ayuntamiento de Madrid
Ayuntamiento de Madrid
Ana Botella, con un nuevo modelo de vehículo de la Policía Municipal

El Ayuntamiento de Madrid coge aire. Dos años después de comprometerse a meter la tijera a cambio de que el Gobierno le prestase dinero para abonar las miles de facturas impagadas que acumulaba, Ana Botella ha anunciado que el plan de ajuste municipal que debía estar vigente entre 2012 y 2022 quedará "sin vigencia" el próximo 31 de diciembre.

La cancelación se debe, según anunció la propia alcaldesa este jueves, a que el Ayuntamiento ha conseguido que ocho entidades bancarias (Caixa Bank, BBVA, Sabadell, Bankia, Santander, Bankinter, Credit Agricole y Caja Castilla-La Mancha) le refinancien en condiciones ventajosas los 992 millones de euros que aún adeuda al Estado. El reparto, que incluye partidas a tipo variable y otras a tipo fijo, queda de la siguiente manera:

Deuda del Plan de Proveedores del Ayuntamiento de Madrid

Dos rescates

Botella ha acudido dos veces al Fondo para la Financiación de los Pagos a Proveedores (FFPP). La primera, en 2012, cuando el Estado le avaló un crédito de 1.017 millones de euros para abonar 16.700 facturas pendientes con 1.700 empresas. La segunda fue en 2013, cuando solicitó otros 350 millones.

Gracias a la refinanciación, la ciudad ahorrará 92 millones de euros en intereses, unos 12 anuales hasta 2023 que podrá destinar, por ejemplo, a acometer mejoras en los distritos. "Si a estos le sumamos los 88 millones de obtenidos al preamortizar otros 297 millones, tenemos 180 millones ahorrados", detalló la primera edil.

La consecuencia más importante, sin embargo, es que el Ayuntamiento se libra de la tutela del Ministerio de Hacienda, sin cuya autorización no podía realizar operaciones de tesorería hasta que asegurase la devolución de los préstamos. La propia refinanciación ha obtenido el visto bueno del departamento que dirige Cristóbal Montoro.

Impuestos, tasas y precios

Los madrileños notarán la buena noticia en que Madrid dispondrá, progresivamente, de más capacidad para financiarse (hasta los 965 millones de euros, según la alcaldesa) y para realizar inversiones, toda vez que el inicio de nuevos proyectos ha sido tabú durante los dos últimos ejercicios.

En este marco de mejoría, Botella presentó el proyecto para transformar el terreno destinado a la Villa Olímpica en un futuro desarrollo verde que incluya dotaciones. La dirigente estimó que su sucesor deberá continuar la senda de "no gastar más de lo que se ingresa", pese a todo.

A nivel de impuestos, la última revisión del plan de ajuste —aprobada en junio— contemplaba para 2015 la eliminación de la tasa de basuras, la reducción del impuesto de vehículos en un 10%, el aumento del 2% en el impuesto de actividades económicas y una subida en torno al 7,5% en el IBI a causa de la actualización aprobada por Gallardón antes de su marcha del Ayuntamiento y de la subida de tipos impuesta por el Gobierno de Mariano Rajoy.

El Área de Hacienda mantiene el compromiso de suprimir la tasa de basuras, pero remite a la aprobación de las Ordenanzas Fiscales para el año que viene, que tendrá lugar en los próximos días, para saber si habrá más bajadas de impuestos.

Lo que no tiene vuelta atrás son los incrementos del precio de los parquímetros (casi un 10% para la zona centro) o de las actividades deportivas (un 10% de media) acumulados en estos dos años. Tampoco, la reducción de un 50% de los representantes sindicales liberados para ejercer su labor, la eliminación de un 20% en horas y gratificaciones extraordinarias o el recorte de otro 20% en la asignación destinada a los vocales vecinos.

El Consistorio sí recuperará las prestaciones de acción social de que gozaban sus funcionarios (14 millones para ayudas asistenciales, de guardería, gastos de adopción o acogimiento, comedor y de estudios de hijos) y volverá a cubrir vacantes. En cuanto a la tasa de reposición de funcionarios, se adherirá a la tasa de reposición establecida por el Gobierno central, que dictamina la incorporación de 2 personas por cada 10 que dejen su puesto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento