Entre los aspectos más valorados, la clasificación está encabezada por el alojamiento, los parques naturales, la restauración y el alquiler de coches, todos por encima del siete. Los más críticos con el destino son los visitantes procedentes del Benelux (Bélgica, Holanda y Luxemburgo) y aquellos que disfrutan de una casa alquilada o en propiedad; por el contrario, los británicos y los españoles tienen más argumentos elogiosos que negativos.