Los partidos de la oposición han solicitado la dimisión del ministro de Defensa de Canadá, Gordon O'Connor, mientras algunos expertos advirtieron de que los soldados canadienses pueden ser juzgados por crímenes de guerra por el tratamiento de los detenidos en Afganistán.

El diario The Globe and Mail señaló hoy que algunos prisioneros detenidos por el ejército canadiense han sido torturados tras ser transferidos a las autoridades de Kabul, a pesar de que Canadá había afirmado que la seguridad de los detenidos estaba garantizada.

 

La oposición afirma que el ministro es responsable por no asegurar que se cumpla la Convención de Ginebra
Tras la revelación, los partidos de la oposición en el Parlamento calificaron a O'Connor como "incompetente" e indicaron que el ministro es responsable por no asegurar que se cumpla la Convención de Ginebra.

 

A su vez, en declaraciones a la televisión pública canadiense, CBC, dos expertos en derechos humanos, los profesores Michael Byers y Amir Attaran, manifestaron que los soldados canadienses podrían ser acusados de crímenes de guerra por la transferencia de prisioneros para ser torturados.

Los catedráticos solicitaron que Canadá deje de transferir de forma inmediata prisioneros a Kabul y que construya instalaciones para retener a los detenidos.

El gobierno se defiende

El primer ministro canadiense, el conservador Stephen Harper, afirmó que el gobierno se toma "de forma seria estas alegaciones", pero defendió al ministro de Defensa.

Su trabajo "es asegurar que nuestras fuerzas en Afganistán tengan las herramientas para hacer su trabajo", agregó.

El jefe del Estado Mayor canadiense, el general Rick Hillier, también ha sido criticado por su papel en el escándalo.

Hillier fue quien firmó en diciembre del 2005 el acuerdo con el ministro de Defensa afgano para la transferencia de detenidos.

Pero Hillier no incluyó provisiones, como lo han hecho otros países europeos que operan en Afganistán, para verificar la condición de los prisioneros tras su transferencia.

Los hechos

 

Al menos tres prisioneros detenidos por fuerzas canadienses y transferidos a  Kabul han desaparecido
  Hace varias semanas, The Globe and Mail publicó que al menos tres prisioneros detenidos por fuerzas canadienses y transferidos a las autoridades de Kabul han desaparecido y no se conoce su paradero.

 

Canadá tiene desplegados en Afganistán unos 2.500 soldados, la mayoría en la conflictiva región de Kandahar, en el sur del país.

Desde el año 2002, 53 soldados y un diplomático canadienses han muerto en Afganistán.