El alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, ha apostado por suprimir la normativa que limita el acceso de menores a establecimientos en los que se vende alcohol y, por tanto, a las carpas durante las Fiestas del Pilar.

En una rueda de prensa este domingo, ha criticado que parece que la norma sólo se cumple en Zaragoza y no en el resto de la Comunidad autónoma. No obstante, ha justificado su rechazo en que se trata de una medida "contraproducente", dado que, limitar la entrada de los menores "multiplica el botellón" en la calle.

Belloch ha reconocido que el botellón es "un tema cultural" y que, a largo plazo, se atajaría educando a los jóvenes, algo que "debería ser trabajo de todos". También ha recordado que el alcohol está dentro de la gastronomía del país, y que "son las Fiestas del Pilar, no el Ramadán".

Como ejemplo de los inconvenientes de la normativa, el concejal de Cultura del Ayuntamiento, Jerónimo Blasco, ha hecho referencia al concierto de Violadores del Verso del pasado viernes, cuando los padres "tenían que firmar un escrito para que sus hijos pudieran entrar", lo que "ocasionó complicaciones".

Blasco ha apuntado que el decreto "no sólo ha complicado la situación, ha creado problemas". Además, ha incidido en que durante estas Fiestas del Pilar ha habido una media de cinco intoxicaciones por alcohol al día de media, unas cifras bajas para la cantidad de población que hay en la ciudad durante estos días.

En total, ha comentado el consejero de Cultura, Cruz Roja ha realizado hasta el momento 490 atenciones durante las Fiestas, frente a las más de mil del año pasado, por lo que se calculan un 50 por ciento menos de incidencias.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.