La delegada del Gobierno, Teresa Palmer, ha destacado este domingo el "continuo descenso de las infracciones penales" registrado en Calvià -que ha sido del 12,15 por ciento entre junio y agosto de 2014 respecto al 2013-, así como en otros puntos turísticos de conflictividad como Sant Antoni de Portmany, donde se han reducido un 42,13 por ciento.

Así se ha pronunciado Palmer durante la Festividad de la Virgen del Pilar, patrona de la Guardia Civil, en un acto presidido junto al coronel jefe de la Benemérita en las Islas, Jaume Barceló, que se ha celebrado Palmanova y al que han acudido altos mandos de los diferentes cuerpos, autoridades políticas, militares y civiles, y familiares de los agentes.

Durante éste, Palmer ha señalado que "las actividades reprochables que han llenado programas de televisión y páginas de periódicos nacionales e internacionales son absolutamente censurables, pero no están tipificadas en el Código Penal". Por ello, "no son delito, y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado no pueden hacer nada para erradicarlas".

No obstante, ha añadido que, "el hecho de sufrir un problema de incivismo que viene de muy lejos" no ha servido de excusa para que "tanto Punta Ballena como el resto de Calvià hayan sido un verano más prioritarios en materia de seguridad".