El investigador del Instituto Tecnológico de Rocas Ornamentales y Materiales de Construcción de Extremadura (Intromac) Rubén Maderuelo Sanz ha demostrado en una tesis universitaria que los residuos derivados de los tapones de corcho presentan un comportamiento acústico adecuado para su uso en la construcción y rehabilitación de viviendas, pudiendo llegar a plantearse la sustitución de materiales.

La investigación refleja que el sobrante de la fabricación de tapones de corcho de las industrias transformadoras, sin aglutinar y aglutinados con diferentes tipos de resinas, muestra "propiedades acústicas en algunos casos superiores a los de los materiales comerciales", según ha detallado el Ejeuctivo extremeño en una nota de prensa.

La tesis 'Investigaciones sobre la aplicabilidad en edificación de materiales acústicos procedentes de la valorización de residuos' se ha desarrollado en Intromac en colaboración con el Laboratorio de Acústica (LAMBDA), perteneciente al Departamento de Física Aplicada de la Universidad de Extremadura.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.