El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Guadalajara —en funciones de guardia— ha decretado para P.G.R., conocido como 'El violador del portal', prisión provisional comunicada y sin fianza.

A P.G.R. se le imputa de forma provisional como presunto autor de tres delitos de abusos sexuales, dos de ellos a menores de edad, y un delito de intrusismo profesional.

Estas imputaciones, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJCM) en nota de prensa, se concretarán a lo largo de la investigación judicial. El procedimiento continúa instruyéndose en sede judicial.

Fue el pasado jueves cuando la Guardia Civil de la Comandancia de Guadalajara detuvo en el término municipal de Trijueque a P.G.R., de 45 años de edad, como presunto autor de varios delitos de abusos sexuales.

Esta detención se llevó a cabo tras las investigaciones que la Guardia Civil venía practicando en relación a una persona que ofrecía sus servicios como fisioterapeuta en las localidades de Torija y Trijueque.

Pasó en prisión 17 años y 41 días y quedó en libertad a finales del año pasado gracias a la derogación de la 'doctrina Parot' que le mantenía en la cárcel. Tras recuperar la libertad se instaló en la localidad de Trijueque.

Presuntamente abusó de una menor

Concretamente, 'El violador del portal' abusó presuntamente de al menos dos mujeres, entre ellas una menor de edad, haciéndose pasar por fisioterapeuta con una identidad falsa, según han informado a Europa Press fuentes de la investigación.

Estas mismas fuentes han precisado que el 'modus operandi' de este individuo era anunciar sus servicios a través de unas octavillas que él mismo había elaborado y que distribuía por locales de los municipios de Torija y Trijueque. También colocaba estos anuncios en farolas de la zona.

En concreto, estas mismas fuentes han añadido que la identidad falsa con la que se anunciaba era la de Carlos Uribe. Establecía contacto con sus 'clientes' a través del teléfono móvil y concertaban la cita.

Podría haber más denuncias a raíz del arresto

Según las denuncias que obran en poder de la Guardia Civil, García Ribado obligaba a sus víctimas a desnudarse integralmente independientemente de la dolencia que tuviesen. "Aunque llegasen con un dolor de tobillo le decía que se quitase toda la ropa", relatan a Europa Press las fuentes consultadas.

Durante el tratamiento, el arrestado realizaba todo tipo de tocamiento incluyendo las partes íntimas de las mujeres. A raíz de su arresto, los investigadores confían en la posibilidad de que se presenten nuevas denuncias contra esta persona.

La noticia de la detención del conocido de esta persona ha causado "mucha sorpresa" entre los vecinos de Torija, municipio en el que junto a Trijueque, ofrecía sus servicios como fisioterapeuta y aprovechaba las sesiones para supuestamente cometer abusos.

La alcaldesa de Torija, Asunción Heras, aseguró a Europa Press que aunque "ciertamente nos ha sorprendido, y pese a que hay preguntas en el aire sobre qué hacía este individuo en el pueblo sin que se supiera nada hasta ahora, no hay preocupación, estamos tranquilos".