Lluvia
Un hombre camina con un paraguas por las lluvias. EP

Dos frentes frío, uno por el suroeste y, otro por el noroeste peninsular, seguirán generando inestabilidad e intensas lluvias, a veces acompañadas de tormenta, que a lo largo de la próxima semana hasta el martes 14 afectarán a casi toda España con especial incidencia en el oeste y en la vertiente atlántica.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), prevé para este lunes, que se mantendrán las precipitaciones persistentes de los últimos días en el suroeste peninsular, mientras que en Baleares se esperan intervalos de vientos fuertes.

La alerta por lluvias y tormentas se mantiene este lunes en siete provincias de Extremadura, y del oeste de Andalucía y ambas Castillas, aunque los chubascos estarán presentes en toda la Península salvo en el sudeste. Además, existirá riesgo por fenómenos costeros en Baleares, Murcia, Almería, A Coruña y Pontevedra.

El martes se prevé la entrada de otro sistema frontal que también dejará precipitacionesEn Andalucía, al final del día se esperan chubascos localmente fuertes y tormentas en Huelva y Sevilla, con rachas muy fuertes del suroeste en el litoral atlántico.

También se esperan chubascos localmente fuertes en Castilla-La Mancha, en el extremo occidental de Toledo al final del día.

Asimismo en Castilla y León habrá precipitaciones fuertes o persistentes a últimas horas en la vertiente sur del Sistema Central, y en Extremadura serán persistentes las lluvias a última hora en el norte de Cáceres, Villuercas y Siberia extremeña.

El martes se prevé la entrada de otro sistema frontal que también dejará precipitaciones y para el miércoles es muy probable que predominen los cielos poco nubosos salvo en Galicia donde seguirá lloviendo.

Además, la fuerte inestabilidad vendrá acompañada de un descenso generalizado de las temperaturas, más acusado durante el domingo, en amplias áreas de Andalucía, sur de Extremadura y de Castilla-La Mancha donde los termómetros bajarán entre 3 y 5 grados centígrados.

Recomendaciones

Así, antes las lluvias intensas recomiendan si se va conduciendo, disminuir la velocidad, extremar las precauciones y no detenerse en zonas donde pueda discurrir gran cantidad de agua. En caso de tener que viajar, aconseja circular preferentemente por carreteras principales y autopistas. En caso de tormentas súbitas y lluvias intensas, es preciso tener en cuenta el lugar donde se aparcan los vehículos porque el rápido ascenso del nivel de las aguas puede dañar los vehículos aparcados sobre zonas inundables y, además, arrastrarlos, provocando daños a bienes ajenos e incluso obstaculizar el flujo natural de la corriente.

Asimismo, Protección Civil señala que si comienza a llover de manera torrencial, es necesario pensar que existe riesgo de inundación. Por ello, recuerda que es conveniente no atravesar con su vehículo ni a pie, los tramos inundados, porque se desconoce lo que puede haber debajo del agua y localizar los puntos más altos de la zona.

También insiste en que no se debe intentar salvar su automóvil en medio de una inundación. Si se encuentra en el campo, recomienda alejarse de los ríos, torrentes y zonas bajas de laderas y colinas, evitando atravesar vados inundados y dirigirse a los puntos más altos de la zona. No obstante, el difícil pronóstico de los fenómenos tormentosos aconseja mantenerse informado en todo momento de la posible evolución de los cambios meteorológicos.

Por otro lado, ante el riesgo de tormentas, Protección Civil recuerda que el peligro para las personas se produce, fundamentalmente, en campo abierto. No obstante, en los núcleos urbanos también hay peligro de caída de rayos, por lo que es conveniente colocarse cerca de los edificios para protegerse. En las  viviendas aconseja evitar las corrientes de aire y si va conduciendo, un vehículo cerrado puede ser un buen refugio.

En caso de verse sorprendido por una tormenta en el campo, se debe evitar correr y permanecer en lugares elevados, como los altos de las colinas, crestas o divisorias y no refugiarse bajo los árboles y alejarse de alambradas y objetos metálicos.

Ante el riesgo de inundaciones aconseja mantenerse permanentemente informado, a través de la radio y de otros medios de comunicación, de las predicciones meteorológicas y del estado de la situación; no conducir en áreas inundadas; abandonar el automóvil y busque un terreno más alto cuando se vea rodeado por una corriente de agua.