Los jóvenes españoles tienen asumido que les va a tocar vivir una vida de 'bajo coste'

  • También que deben revisar a la baja sus expectativas y que van a perder derechos.
  • Sin embargo, siguen defendiendo mayoritariamente el modelo social tradicional.
  • Responsabilizan de la situación a las generaciones anteriores.
Jovenes tumbados en el césped
Jovenes tumbados en el césped
GTRES

Los jóvenes tienen asumido que les va a tocar vivir una vida "de bajo coste", que debe revisar a la baja sus expectativas y que van a perder derechos, pero siguen defendiendo mayoritariamente el modelo social tradicional aunque entendiendo la política como reacción ante cosas que preocupan.

Son algunas de las conclusiones del estudio 'Jóvenes y valores sociales. Los discursos', elaborado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), a través de grupos de discusión entre jóvenes de 16 a 24 años de diferentes clases sociales.

Los jóvenes describen el presente como inestable, incierto e injusto y responsabilizan de la situación a las generaciones anteriores.

"Se sienten desmotivados y desconfían del sistema", ha explicado el director del centro de estudios, Eusebio Megías, quien ha explicado que plantean un nuevo escenario político "en el que se entiende la política como reacción a las cosas que preocupan, más allá de una posición global de adscripción ideológica".

Entorno tecnológico revolucionario

Los jóvenes mueven este discurso "en un entorno tecnológico revolucionario, con sus propias reglas" que definen las formas de relacionarse y socializarse.

"Ven y dicen que esto es lo que hay, nos parece injusto y se deben exigir responsabilidades, pero vamos a poner en marcha nuestros valores, muy distintos de los que hay, que son la responsabilidad y el esfuerzo", ha destacado el presidente de FAD, Ignacio Calderón.

El estudio destaca que de forma mayoritaria, los jóvenes siguen apostando por una vía tradicional, intentando construir su proyecto vital en torno a los estudios, trabajo, hogar y familia, mientras que una minoría propone "salirse del terreno marcado creando un orden nuevo y reinventando las oportunidades".

Según este informe, las nuevas generaciones reivindican el sentido del esfuerzo y la honestidad como medio de ennoblecer la vida y de corregir los antiguos errores que condujeron al país a la situación de grave crisis.

Muestran un discurso muy crítico del contexto social, que condiciona posturas con desmotivación y desconfianza. Así, tienen la percepción de que no existen alternativas, no se espera que los otros se comprometan, pero tampoco consideran el inmovilismo como una opción.

Dos respuestas

"El sistema les ha traído aquí, pero ofrecen dos respuestas: yo me busco la vida y hay que reconstruir el sistema para vivir", ha recordado el responsable de la FAD.

El estudio sobre la opinión de los jóvenes muestra que la crisis ha propiciado una reflexión en la manera de encarar la política.

Explica que crecen las actitudes más implicadas y abiertas a la participación colectiva, se supera la concepción de que "la política es cosa de políticos", se percibe la política como el medio para responder a los problemas y el voto, como un instrumento, "no el instrumento de participación".

"La crisis ha provocado que surjan movimientos sociales emergentes, que manejan una nueva percepción de la ciudadanía, fundamentada en la conciencia crítica y en una predisposición transformadora activa", indica el estudio.

Estiman que la educación y la formación son las mejores opciones para la integración laboral y asumen que, "aunque fueron otros quienes posibilitaron la debacle", deben participar en la gestión colectiva.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento