Se enfrentan a prisión cuatro acusados por la muerte de un trabajador en una obra en El Carpio

El fiscal señala que crearon "un riesgo grave" para la integridad física de todos los empleados

La Fiscalía Provincial de Córdoba ha solicitado penas que suman tres años de prisión, multa de 6.750 euros y cuatro años de inhabilitación especial de empleo relacionado con la construcción para cada uno de cuatro acusados de un delito contra los derechos de los trabajadores y un delito de homicidio imprudente, por la muerte de un empleado tras caer al vacío después de golpearle un elevador de una obra, en el municipio cordobés de El Carpio. El juicio se prevé celebrar los próximos 16 y 17 de octubre en el Juzgado de lo Penal número 4.

Según recoge la calificación del Ministerio Público, a la que ha tenido acceso Europa Press, la empresa, cuyo representante legal es uno de los procesados, asumió en calidad de promotora-constructora, la realización de una obra en la citada localidad.

En ejecución de este proyecto, sobre las 7,00 horas del día 3 de julio de 2008, tres trabajadores de la empresa se disponían a comenzar la jornada en la tercera planta del inmueble en construcción, donde se encontraba instalado un elevador de cargas, conocido como 'maquinillo', junto a una barandilla de obra en la que se había abierto un vano para la recepción de los materiales y equipos que se subían con el elevador.

En concreto, dicho elevador se había desmontado y vuelto a montar unos días antes, y en este montaje "se decidió prescindir de una de las parejas de barras laterales para que no obstaculizaran el paso de los trabajadores por el lugar", según explica el fiscal, quien detalla que "tampoco se consideró oportuno fijar la barra lateral al suelo con tacos, para no perforar la capa de aislamiento".

De este modo, para fijar el elevador, "se decidió poner sobre él un puntal y colocar unos maderos debajo de la columna y de la barra lateral", al tiempo que para apretar el husillo de la base "se recurrió a golpearla con una machota, sin comprobar la presión real ejercida", apunta el Ministerio Público.

Aunque el día 3 de julio de 2008 el encargado de utilizar el elevador era otro trabajador, el compañero le solicitó subir previamente un carrillo para las tareas que éste debía llevar a cabo en la tercera planta.

Así, éste cargó el carrillo con el material que necesitaba y comenzó a izarlo con el elevador hasta que llegó a la altura de la tercera planta, donde se encontraba el vano abierto para la recepción de la carga.

"un desajuste en la sujeción"

En un momento dado, supuestamente se produjo "un desajuste" en la sujeción del elevador, lo que provocó la caída de éste sobre la barandilla de obra. En la caída, el eje del elevador giró sobre su eje haciendo que las barras golpeasen al empleado, "haciendo que se precipitase al vacío y cayó a un patio interior, donde falleció como resultado del impacto", según indica el fiscal.

A juicio del Ministerio Público, se consideran como causas principales del accidente: la no utilización por parte del empleado del equipo de protección individual, con el cinturón de seguridad; "la inexistencia de punto fijo donde poder anclar el cinturón de seguridad"; "la deficiente estabilidad del elevador debido a un montaje y mantenimiento que no cumplía con el manual de instrucciones del fabricante".

Igualmente, menciona "la falta de cualificación de los trabajadores para el mantenimiento y manejo del elevador", así como "la falta de formación específica de los trabajadores para el montaje y riesgos asociados al elevador".

Según precisa, al acusado representante legal de la empresa "le correspondía haber encargado esa tarea a trabajadores cualificados para el manejo del elevador y haberles facilitado formación específica sobre montaje y riesgos asociados a su uso". Además, "le correspondía la supervisión de todos los medios necesarios para la prevención de los riesgos laborales de su empresa".

Por otra parte, detalla que al procesado en su condición de encargado de obras "le correspondía la vigilancia y supervisión del elevador, así como del cumplimiento por parte de los trabajadores de las medidas preventivas de seguridad".

Y a los otros dos acusados, en su condición de arquitectos técnicos de la obra, "les correspondía el control de la regularidad de las instalaciones y dispositivos necesarios para la ejecución de la obra en condiciones de seguridad".

En opinión del fiscal, "al no hacerlo así, crearon un riesgo grave para la integridad física de todos los trabajadores de la obra", riesgo que se materializó en concreto en el accidente mortal del que fue víctima el trabajador, que estaba casado y deja viuda e hijo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento