El debate soberanista sigue abierto entre los catalanes

Consulta soberanista del 9-N (Carlos Gámez 20m)
Consulta soberanista del 9-N (Carlos Gámez 20m)
20MINUTOS.ES

El cambio en la hoja de ruta soberanista anunciado en las últimas 24 horas por el presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha supuesto una ruptura aparente en la unidad mostrada hasta el momento por las fuerzas favorables a la consulta del 9 de noviembre. Esta fragmentación, sin embargo, no significa descartar la intención del Govern catalán de preguntar a la ciudadanía su opinión acerca de la permanencia, o no, dentro del Estado español. Es decir, que habrá consulta, pero está por ver cómo.

Locales abiertos, urnas y papeletas. El nuevo formato de consulta elegido por Mas y su gabinete ignorará el decreto firmado por él mismo y se amparará en la legislación actual que permite organizar consultas de base popular. Esta convocatoria solo sería un paso previo para lo que el ejecutivo catalán considera la verdadera votación: unas elecciones de carácter plebiscitario (en las que los partidos formen listas únicas con su intención clara de apoyar o no una declaración unilateral de independencia).

La nueva estrategia del Govern ha significado la pérdida de la unidad del bloque soberanista: ICV, por ejemplo no apoya el nuevo modelo de consulta; por su parte, ERC apuesta por aglutinar fuerzas y declarar ya la independencia de forma unilateral, sin unas elecciones plebiscitarias previas. Está, además, la oposición frontal de las formaciones no soberanistas, que han criticado con dureza el viraje de Mas. Con o sin convocatoria oficial, el debate sobre la consulta y la independencia está más vivo que nunca en Cataluña.

Encuesta de '20minutos' entre catalanes

Mayoría que pide una consulta, pero división entre los favorables y los contrarios a la independencia. 20minutos ha encuestado a más de medio centenar de personalidades representativas de los distintos ámbitos sociales (periodistas, economistas, escritores, académicos...) para que se pronuncien sobre el debate abierto en relación a la hipotética consulta soberanista planetada por la Generalitat de Cataluña. Además, se les ha preguntado sobre su posición personal en relación a la independencia.

En concreto, a todos los encuestados (ver gráfico adjunto) se les han preguntado las mismas tres preguntas: "1) A favor de la consulta, ¿Sí o No? 2) Si es que sí, ¿Sólo los catalanes o consulta abierta en toda España? 3) A favor de la independencia, ¿Sí o No?". A partir de estas tres cuestiones, cualquier respuesta es válida, incluida la abstención.

De las respuestas se desprende que el derecho a decidir es transversal y mayoritario entre los encuestados. A partir de aquí, las posiciones se vuelven menos unánimes. Y es que los hay que apoyan la consulta de la Generalitat tenga o no soporte legal del Constitucional, mientras que otro buen número de encuestados solo defiende esta vía si se puede llevar a cabo dentro de la legalidad y con todas las garantías.

Además, la porción de personalidades preguntadas que sostienen que, en todo caso, la consulta tendría que realizarse solo entre la ciudadanía catalana se reduce, la mitad de los encuestados que han querido responder. La otra mitad, o bien está en contra de la consulta o bien están a favor (con matices) de que esta se realice entre todos los ciudadanos españoles. ¿Qué matices? Por ejemplo, el profesor de la Universidad de Harvard, Pol Antràs, no ve problemas a hacer la consulta en el resto de España, "siempre y cuando se publicaran los resultados para cada CC AA individualmente", explica.

Muchos que defienden el Sí, con matices

Más variables y matizadas aún son las respuestas relacionadas con el voto favorable o no a la separación definitiva entre Cataluña y el resto de España. Muchos de los que se muestran abiertamente independentistas, y algunas de ellas con matices. Es el caso, por ejemplo, de gastrónomo, cantautor y locutor de radio Pere Tàpias, quien se confiesa a favor de la independencia "desde hace mucho tiempo", aunque solo en el caso de que las actuales estructuras cambiasen: "Hay que aprovechar para ponerlas al día, hacer un país mejor, con cambios estructurales para mejorar cuestiones como la corrupción, la justicia, la salud, la educación o la participación ciudadana", advierte. De similar forma piensa la nadadora Andrea Fuentes, quien pese a no haber sido nunca "partidaria de poner fronteras", en este caso votaría Sí "solo para que cambiaran unas cuantas cosas".

En una línea distinta se manifiesta Oriol Amat, catedrático de Economía Financiera de la Universidad Pompeu Fabra, para quien el Sí a la independencia se mantiene con un "depende", ya que "si hay una tercera opción en la que el Gobierno español porponga cambios para mejorar la situación existente en Cataluña, en función de los cambios propuestos podría preferir esta tercera opción", matiza. También en condicional mantiene su voluntad el dibujante y autor de Superlópez, Juan López, JAN, para quien "es la actitud del Gobierno español hacia Cataluña en general lo que empuja a tal decisión, y la comparto mientras persista esa actitud", explica.

Mayor es el número de encuestados que optan por abstenerse a la hora de definir su voto, o bien prefieren no revelarlo públicamente. Dentro del primer colectivo están, por ejemplo, la presentadora y periodista Samanta Villar, el extenista Jordi Arrese, el crítico de cine Jordi Costa, y el economista Pol Antràs; éste último porque después "de vivir 15 años en el extranjero sin intención de volver" no cree lógico participar en una decisión "tan trascendental sobre el futuro político de Cataluña". Dentro de aquellos que optan por mantener en secreto su voto sobre la independencia están el diseñador e ilustrador Jordi Labanda, el catedrático de Derecho Penal Joan Queralt y el politólogo Lluís Orriols.

En cuanto a la opción abiertamente negativa a la independencia, ésta es defendida por una decena de encuestados. El historiador Jesús Hernández, por ejemplo, porque dice estar "muy contento de ser español y no entra en mis previsiones dejar de serlo", y el abogado y europarlamentario Javier Nart porque en su opinión sería "un disparate histórico, social y económico". También por los riesgos económicos que comporta rechaza la secesión el trader y deportista extremo Josef Ajram: "A corto plazo, tres o cinco años, sería dramático tanto para España como para Cataluña", sostiene. Una idea similar mantiene Roger Senserrich, politólogo y miembro del think tank Politikon: "Los riesgos de la independencia son considerables. La clase política catalana tiene una idea de soberanía tan romántica como anticuada, y no ha dado señales de ser capaz de gobernar el país de forma competente", explica.

Numerosos rechazos a participar en la encuesta

Más allá de aquellos que sí han querido mojarse, cabe destacar que prácticamente la mitad (17 en total) de aquellos que respondieron a la llamada de 20minutos han preferido no mostrar públicamente sus opiniones en relación a la consulta soberanista y la independencia. Así, personalidades tan reconocidas como los motociclistas Dani Pedrosa y Marc Márquez, la cocinera Carme Ruscalleda o el diseñador de moda Custo Barcelona, entre otros, han optado por limitar cualquier declaración pública al ámbito de su profesión.

Además periodistas y comunicadores como Jordi Évole, Susanna Griso y Javier Cárdenas han optado por no dar a conocer sus preferencias, al igual que otros profesionales de prestigio en sus respectivas áreas, como el arquitecto Ricardo Bofill, el dramaturgo Albert Boadella, el cantautor Joan Manuel Serrat o la modelo y presentadora Judit Mascó.

Al margen de esta encuesta, durante los últimos meses cada vez más personalidades han hecho públicas, de una u otra manera, sus preferencias políticas. Así, la actriz Michele Jenner (que da vida a la reina Isabel de Castilla) ha manifestado su deseo de que la ciudadanía catalana pueda expresarse. En la misma línea también se mostraron los hermanos Pau y Marc Gasol (ambos jugadores en la NBA), el futbolista Gerad Piqué, así como el presentador de televisión Jorge Javier Vázquez. Incluso actores como Sergi López o Juanjo Puigcorbé se han mojado públicamente definiéndose como independentistas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento