La consejera de Sanidad del Gobierno de Canarias, Brígida Mendoza, la directora general de Programas Asistenciales, Antonia María Pérez, y el director de relaciones institucionales de Ferrer, Alejandro Viñuela, han presentado este lunes una nueva guía sobre atención al ictus confeccionada por profesionales del Servicio Canario de la Salud (SCS) de ambas provincias, tanto de Atención Primaria como de Atención Hospitalaria y con la participación del Servicio de Urgencia Canario(SUC).

La guía persigue ser una herramienta para los profesionales sanitarios con la que sistematizar la atención sanitaria al ictus en los aspectos de prevención, actuación en la fase aguda, rehabilitación y reinserción, según informó el Gobierno canario en nota de prensa.

Así, en la misma se hace hincapié en la prevención e información a la ciudadanía sobre los factores de riesgo y los síntomas de alarma, el desconocimiento generalizado de las manifestaciones iniciales del ictus y su potencial gravedad, así como la trascendencia de instaurar un tratamiento precoz desde el primer momento, ya que con ello se conduce a un retraso en el acceso a los recursos sanitarios.

También se resalta la necesidad de reconocer cuando se puede estar ante un ictus ante la aparición súbita o repentina de pérdida de fuerza, dificultad para hablar normalmente, confusión o incoherencia, asimetría facial por déficit en media cara, aparición súbita de problemas de visión, ceguera, visión doble, cefalea inhabitual y de gran intensidad y la pérdida de equilibrio o déficit en la marcha.

Añaden que ante alguna de estas situaciones se debe contactar rápidamente con los sistemas de emergencia a través de 112. La guía se explicita e instaura en el Código ictus como el sistema de alerta que permite la rápida identificación, notificación y traslado de los pacientes con ictus a los servicios de urgencias, se basa en la consideración del ictus como una emergencia.

En cuanto al ictus está considerada como una enfermedad cerebrovascular producida por un trastorno brusco del flujo sanguíneo cerebral que altera de forma transitoria o permanente la función de una determinada región del encéfalo. Esta patología constituye la causa "más importante" de invalidez o discapacidad a largo plazo en el adulto, representando la principal causa de muerte entre las mujeres y la segunda en los varones en España.

Al respecto, se estima que a los seis meses de haber sufrido un ictus, el 26,1 por ciento de los pacientes han fallecido, el 41,5 por ciento están independientes y el 32,4 por ciento son dependientes, estimándose de forma global que entre los supervivientes del ictus el 44 por ciento quedan con una dependencia funcional.

Respecto a Canarias, los últimos datos publicados datan de 2012, y el archipiélago se sitúa como una de las comunidades autónomas con menor tasa ajustada de muertes cerebrovascular, con un 24,78 por 100.000 hombres, y 19,17 por 100.000 mujeres, para una tasa nacional de 34,92 en hombres y 26,90 en mujeres. Canarias también ha experimentado un descenso de la tasa de incidencia entre 2003 y 2012, tanto en hombres como en mujeres.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.