Lenovo Group, el tercer mayor fabricante mundial de ordenadores, ha hecho público que despedirá a 1.400 trabajadores y trasladará más empleos a mercados emergentes para colocar sus costes a la altura de sus rivales Hewlett-Packard y Dell.

Lenovo, que se instaló en la escena mundial con la compra en 2005 de la poco rentable filial de fabricación de ordenadores de IBM por 1.250 millones de dólares, dijo recortará 650 puestos de trabajo alrededor del mundo y deslocalizará a otros 750 empleos a China, India, Brasil y Eslovaquia.

Estos países tienen costes laborales relativamente bajos y están más cerca de los proveedores y de las operaciones de manufacturas de la firma.

El mayor productor de ordenadores personales de China dijo que el plan afectaría a 1.400 empleados, incluyendo contratistas, o cerca del 5% de su plantilla global.

Lenovo prevé asumir un cargo de reestructuración antes de impuestos por entre 50 a 60 millones de dólares, principalmente en el primer trimestre y prevé ahorros por cerca de 100 millones de dólares durante el año fiscal 2007-2008, que comienza el 1 de abril, dijo la compañía en un comunicado.

La compañía tiene cerca de 24.500 trabajadores, entre ellos 1.700 en la localidad de Raleigh en el estado de Carolina del Norte, donde se encuentra la matriz mundial de la compañía china.

El portavoz Ray Gorman comentó que unos 350 empleados de Raleigh perderán sus trabajos, pero no quiso comentar cómo serán definidos los recortes en el resto de la empresa.