Rajoy, durante el programa de TVE.
Rajoy, durante su intervención en el programa 'Tengo una pregunta para usted' en 2007.

María Violeta es una mujer sencilla, sin afán de protagonismo. Solo quiere una pensión digna y comprar para su casa unos sillones nuevos. Sin querer, esta navarra de 53 años se ha convertido en la protagonista del día, tras preguntarle a Mariano Rajoy cómo se puede vivir con 300 euros.

Su minusvalía, del 79%, no le permite "ni coger un bolígrafo", como afirma sin ánimo de generar compasión.

Padece espondilitis, una enfermedad reumática y progresiva que inflige un gran dolor en la columna vertebral. También le causa problemas de visión y desgaste en la cadera y en la pierna.

Su enfermedad, pero sobre todo su pensión, la mantienen recluida en Ansoáin.

Tiene cuatro hijos que no viven ya con ella, sino con sus parejas. Compartir un hogar con los suyos supondría un alquiler inasumible.

Pregunta.-Le preguntó cómo se puede vivir con 300 euros. ¿Cómo vive usted con ese dinero?

R.-Es una porquería. Con ese dinero sólo se pueden tener deudas. Con mucha pena para mí, los cuatro cuatro hijos que tengo no viven conmigo -sino con sus parejas- porque no podría pagarme el alquiler. Tuve que mandarlos marchar.

P.-Rajoy, solo por ser diputado, tiene derecho a un sueldo de 4.000 euros al mes.

Yo cobro 300 euros y tuve que pedir dinero para ir al programa, aunque al final no me hizo falta

R.-¡Eso es mucho, incluso para mí! Yo cobro 300 euros, una porquería, y tuve que pedir dinero para ir al programa. Así están las cosas. Al final no me hizo falta, porque me lo pagaron todo, así que hoy mismo iré al banco y devolveré los 250 euros que me habían prestado.

P.-El viaje mereció la pena, al menos, por la respuesta de Rajoy.

R.-No me contestó. Solo que estaba en una solución complicada. Al final es como todos, contestan lo que quieren.

P.-¿Ha notado la mejoría de la que habló Rajoy en los últimos años?

R.-No; siempre vamos para abajo. Yo tendría que cobrar, al menos, 600 ó 900 euros para vivir dignamente.

Además, casi no puedo salir de Ansoáin. Aparte de mi viaje a Madrid, solo he salido a San Sebastián y a Zaragoza.

P.-¿Cuál es el viaje que le gustaría hacer?

Lo que haría con más dinero sería comprarme unos sillones nuevos para mi casa: están muy chungos

R.-No sé, he salido tan poco... Quizás a la playa. Pero lo que haría con más dinero sería comprarme unos sillones nuevos para mi casa. Los que tengo están muy chungos.

P.-¿Habló con Rajoy tras el programa?

R.-Claro. Me dijo que la pregunta que le había hecho era muy difícil y que se había quedado paralizado.

P.-Habrá tomado usted nota, para exigirle que cumpla su promesa si gana.

R.-No creo que la cumpla. Todos dicen lo mismo y al final siempre vamos para abajo.

P.-En ese caso, mejor ni hablar de votarle a él en las próximas elecciones...

R.-Rajoy no me cae nada bien, así que supongo que no le votaré. Además, no contestó a lo que le pregunté. Eso sí, te habla de otra cosa y te deja relajada.

P.-¿Preparó mucho su pregunta?

R.-Yo llevaba varias preparadas. Una sobre si los muertos de Franco ya no cuentan, si sólo se va a indemnizar a los otros. Al final preferí ser sincera, natural, preguntarle por lo mío. Y me salió bien.