Antonio Troitiño
Antonio Troitiño, en una foto de archivo. EFE

El etarra Antonio Troitiño, reclamado por las autoridades españolas por su pertenencia a la banda, conocerá el próximo 17 de octubre si es extraditado a España, según dispuso este viernes la Corte de Magistrados de Westminster (Londres).

La jueza Emma Arbuthnot fijó la fecha del dictamen después de que la Fiscalía y la defensa terminaran de presentar sus respectivos argumentos. Troitiño -detenido por primera vez en Londres en junio de 2012 y una segunda vez en febrero de 2014- afronta este segundo juicio de extradición después de que el primero quedase interrumpido tras la derogación en España de la doctrina Parot, que le quería aplicar para alargarle la pena de cárcel bajo fianza.

En este segundo proceso, la Audiencia Nacional española, representada por el fiscal inglés Ben Lloyd, acusa a Troitiño de haberse reintegrado a ETA al obtener supuestamente de la banda los documentos de viaje falsos que se le hallaron en su primer arresto en un piso de Londres hace dos años, algo que él niega.

La Justicia española quiso volver a capturarle, cuando ya estaba huido, para aplicarle la 'doctrina Parot'El etarra llegó al Reino Unido vía Francia tras salir de la cárcel en España en abril de 2011 después de cumplir una condena íntegra de 24 años, si bien la Justicia española quiso volver a capturarle, cuando ya estaba huido, para aplicarle la doctrina Parot.

El abogado defensor en el Reino Unido, Mark Summers, ha argumentado que su cliente, que ya cumplió esa pena por atentados cometidos en los años 80, es víctima de una persecución por parte del Gobierno español.

En este sentido, citó al ministro del Interior, Jorge Fernández, cuando en marzo de 2013 dijo que habría margen para "ingeniería jurídica" si, como ocurrió, el Tribunal de derechos humanos de Estrasburgo rechazaba la doctrina Parot.

La defensa: No tendrá "un proceso justo"

Summers mantiene además que hubo un defecto grave de proceso en esta segunda petición de entrega, pues, como demostró, la Justicia española negó el acceso a los abogados españoles de Troitiño en la fase de investigación de los delitos de los que ahora se le acusa.

Esta falta de acceso de sus abogados significa, según la defensa, que Troitiño no tendrá "un proceso justo" en España, pues deberá esperar para recurrir a que se celebre su juicio en sí, lo que "podría llevar años".

El fiscal alegó por su parte que "no corresponde a este tribunal (británico) inmiscuirse en la jurisdicción española" para dirimir si hubo tal defecto de proceso, y recomendó extraditar al procesado sin demora.

Troitiño, de 56 años, seguirá en libertad bajo fianza en Londres -fichando cada día en una comisaría y con restricciones horarias- hasta que conozca el dictamen. Sea cual sea la decisión de la jueza, la fiscalía y la defensa tienen la prerrogativa de recurrir a una instancia más elevada, el Tribunal Superior.

Antonio Troitiño cumplió condena por ser autor, entre otros, del atentado de 1986 contra un autobús de la Guardia Civil en la plaza de la República Dominicana de Madrid, en el que murieron doce agentes y que causó medio centenar de heridos.