Tracey Emin presenta en Londres una muestra con 50 obras nuevas

  • La artista ha dedicado los dos últimos años a la creación de los trabajos de 'The Last Great Adventure is You' ('La última gran aventura eres tú').
  • Entre el medio centenar de nuevas obras hay esculturas de bronce, pinturas, bordados a gran escala y varias consignas vitales en luces de neón.
  • Destacan las esculturas de bronce y las pinturas en las que se intuyen autorretratos.
Una de las obras de la exposición de Emin en la galería White Cube
Una de las obras de la exposición de Emin en la galería White Cube
© Tracey Emin. All rights reserved, DACS 2014 - Photo: Ben Westoby - Courtesy White Cube

Cuando Tracey Emin (Margate - Inglaterra, 1963) se encontraba en medio de la creación de las obras para la exposición The Last Great Adventure is You (La última gran aventura eres tú), la artista tenía en mente a la persona con la que compartía una relación sentimental. Antes de completar la serie de trabajos, se dio cuenta de que en realidad, una vez más, no había nadie más con quien compartir la vida, todo se refería al yo.

Del 8 de octubre al 16 de noviembre, la galería White Cube de Londres presenta el cuerpo de trabajos a los que Emin se ha dedicado en estos últimos dos años. The Last Great Adventure is You descubre cincuenta nuevas obras entre esculturas de bronce, pinturas, bordados a gran escala y varias consignas vitales en luces de neón, una de ellas la que da título a la muestra.

Las piezas continuan con la crónica vital que la autora lleva construyendo —muchas veces a partir del dolor y del despecho, como es el caso de su obra más famosa, la instalación My Bed (1998)— desde el comienzo de su trayectoria. "Se trata de ritos de pasaje, de tiempo y de edad, y el simple entendimiento de que siempre estamos solos", declaró a la galería en julio.

"Robustas y delicadas"

Los organizadores de la muestra (a cuya presentación el día siete de octubre acudirá Emin) destacan las pequeñas esculturas de bronce, "robustas y sin embargo delicadas", en las que Emin representa figuras humanas poco definidas. También señalan a las numerosas pinturas, obras que al principio parecen sencillas e inmediatas como bosquejos, pero que en realidad son producto de la superposición de capas de pintura, de la corrección y de la destrucción en un proceso que a veces  dura años.

A pesar de utilizar medios muy diferentes, suele volver al lienzo como medio ideal para la revisión de su lenguaje creativo. En la mujer que representa una y otra vez se intuye un autorretrato continuo. La autora sigue afrontando sus creaciones desde la desilusión y el trauma en la misma línea que en los años noventa. Ahora, cumplidos los cincuenta, afronta la transformación física y se refiere abiertamente a la pesadez espiritual y literal de los años.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento