La tiró por estar de baja durante un embarazo, la readmitió por orden judicial y, poco después, volvió a echarla porque «no había consignación presupuestaria». Ahora, el juez dice que esa excusa sólo serviría si la tuviera fija (estaba a tiempo parcial).