Una cabra pirenaica.
Una cabra pirenaica. (Foto: Wikipedia)

Cuando el señor Alifi escuchó ruido en la medianoche del pasado 13 de febrero en las afueras de su casa salió inmediatamente a enfrentarse con lo que suponía que era un ladrón.

Cual no sería su sorpresa cuando sorprendió al señor Tombe en pleno acto sexual con su cabra.

"Le pregunté qué estaba haciendo, y entonces vi cómo se retiraba del animal. Luego lo capturé", relató el señor Alifi a el periódico de su localidad, Hai Malakal, en Sudán.

Tombe le suplicó que no lo denunciara a la policía, y Alifi decidió apiadarse de él. Pero, no se sabe si por restaurar el honor de su cabra, decidió pedir su opinión sobre el asunto al consejo de ancianos.

Éstos han decidido que Tombe debe casarse con el animal, según ha informado la BBC.

El consejo dedujo que como Tombe se había comportado con la cabra como si ésta fuera su esposa, debía casarse con ella.

Así que le impusieron que pagara al dueño, el señor Alifi, una dote por la 'novia' de algo más de 35 euros.

"Le concedí a la cabra, y por lo que sé aún están juntos", aseguró Alifi.