El pleno del Ayuntamiento de Alicante ha rechazado este martes, con los votos del grupo popular, la moción de Esquerra Unida en la que se exigía la dimisión de la alcaldesa, Sonia Castedo, por su imputación en las piezas separadas del caso Brugal que investigan presuntas irregularidades urbanísticas en el Plan Rabasa y el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

Los 18 concejales del PP han rechazado esta moción propuesta por la formación de izquierdas y respaldada por los ediles del PSPV y el de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), que, en concreto, planteaba la creación de una Comisión No Permanente para "esclarecer y depurar responsabilidades políticas y municipales derivadas del sumario de la pieza separada del caso Brugal que investiga un presunto amaño del plan Rabasa", y exigía la dimisión de Castedo y del gerente y la jefa de Urbanismo del consistorio alicantino.

Desde Esquerra Unida, su portavoz, Miguel Ángel Pavón ha pedido a la primera edil, a quien se ha dirigido como "imputadísima alcaldesa de Alicante", que escuchara el "clamor" de la calle (en la plaza del Ayuntamiento se celebraba mientras tanto una manifestación para exigir la dimisión de Castedo). La primera edil ha ironizado, en su contestación, con la afluencia a esta concentración: "Ya veo el autobús, vaya poder de convocatoria", ha dicho.

Pavón ha considerado "urgente" que se "depuren responsabilidades políticas", y ha instado a los regidores del PP a "pedir que dimita, aunque solo sea para que Alicante recupere algo de su dignidad, perdida en soeces conversaciones telefónicas que nos avergüenzan y nos indignan", en referencia a las escuchas incluidas en el informe policial de la investigación

Esos folios de investigación en el que aparecen las escuchas "vuelven a poner contra las cuerdas esa presunta trama corrupta que maneja el urbanismo de la ciudad, que lo supedita a intereses privados de un empresario bombón, Enrique Ortiz, el amigo de la alcaldesa mimosina", ha dicho el portavoz de izquierdas, en referencia a los apelativos que se dirigen el empresario y la alcaldesa en estas conversaciones, según la investigación.

El portavoz municipal de UPyD, Fernando Llopis, ha apoyado la moción de EU porque "las responsabilidades políticas" de Castedo "están clarísimas". "Desde UPyD se considera que cualquier persona que esté imputada debe dejar los cargos", por lo que la alcaldesa "en el momento en que estuvo imputada por primera vez, debió dejar el cargo".

Por su parte, desde el PSPV, su portavoz municipal, Miguel Ull, ha recordado que los cinco delitos imputados a la primera edil (en las dos causas por las que se le investiga) tienen "la misma base": las relaciones "personales" con el empresario Enrique Ortiz, también imputado en ambos casos, y con el que, a juicio de Ull, se ha tenido "connivencias y posibles tratos de favor" entra ambos que "invalidan" a Castedo para ejercer como alcaldesa.

La primera edil ha respondido al portavoz socialista que "se sonrojaría mucho más de mis mensajes y conversaciones con determinadas personas de su grupo municipal".

Castedo se niega a desalojar el pleno

Tras el rechazo de los concejales populares a la exigencia de dimisión, algunos asistentes al pleno han lanzado gritos de "Castedo dimisión" (entre ellos, las diputadas en Les Corts por Compromís y Esquerra Unida respectivamente, Mireia Mollà y Esther López Barceló) y han abandonado el consistorio tras protagonizar un enfrentamiento verbal con otras personas del público que defendían a la alcaldesa.

Sonia Castedo ha rechazado desalojar la sesión porque "me van a decir que no soy demócrata", a pesar de la solicitud en este sentido del portavoz de UPyD, y ha pedido "silencio" al público en repetidas veces.

Consulta aquí más noticias de Alicante.