Parados hacen cola en el INEM
Un grupo de personas hace cola ante una oficina de empleo. GTRES

El Gobierno destinará un total de 25.002,4 millones de euros al pago de prestaciones por desempleo el próximo año, lo que representa un 15% menos en comparación con el presupuesto de 2014, cuando se asignó a esta partida algo más de 29.400 millones de euros, según consta en el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2015.

El Ejecutivo explica que el gasto en prestaciones por desempleo "empieza a experimentar el efecto positivo" de las medidas adoptadas por el Gobierno en materia laboral, lo que tendrá su reflejo en la tasa de paro, que cerrará el año próximo en el 22,9%, casi dos puntos por debajo de la tasa prevista para este ejercicio.

Asimismo, subraya que a esta disminución en el gasto en desempleo contribuirá el trasvase de beneficiarios de las prestaciones por desempleo a la renta activa de inserción, dirigida a los parados con especiales necesidades económicas y dificultades para encontrar empleo. Esta renta ha experimentado un "fuerte" incremento en los últimos tiempos, lo que ha llevado al Gobierno a elevar el presupuesto para esta renta en un 27,3% para 2015, hasta casi 1.500 millones de euros.

Baja la contribución del Estado

Pese a todo, el elevado gasto en prestaciones por desempleo registrado en los últimos años ha provocado que el Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE), organismo que hasta 2007 se autofinanciaba con cuotas de empresarios y trabajadores, requiera de aportaciones del Estado para su financiación.

Baja un 22,1% el presupuesto para las prestaciones contributivasLa contribución del Estado para 2015 será de 10.109,4 millones de euros, frente a los cerca de 14.600 millones de euros presupuestados inicialmente para 2014, lo que supone un 30,7% menos.

El Gobierno explica que, en el marco presupuestario diseñado para 2015, el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) configurará sus actuaciones en varias líneas: vinculación entre políticas activas de empleo y prestaciones; racionalización y mejora de la gestión de prestaciones por desempleo; reinserción laboral de los beneficiarios de prestaciones por desempleo; la lucha contra el fraude en prestaciones por desempleo, y acciones de control de la disponibilidad para el empleo.

Del total presupuestado para 2015 en desempleo, 16.385,8 millones de euros se destinarán al pago de prestaciones contributivas, un 22,1% menos que en 2014, mientras que 8.616,6 millones de euros, un 2,7% más, se dedicarán al nivel asistencial (subsidio por desempleo, subsidio SEASS y renta activa de inserción).

Más bonificaciones para las contrataciones

Las políticas activas de empleo tendrán una dotación de 4.746 millones de euros en los presupuestos generales del Estado de 2015, lo que supone un aumento del 16,5% respecto a 2014.

Hacienda señala que la subida se debe principalmente al incremento, por importe de 278 millones, del crédito para bonificaciones a la contratación, el 22,8 % más que en 2014.

A su juicio, estas medidas impulsarán el crecimiento económico, la creación de empleo y la mejora de la competitividad.