El director ejecutivo de la Volvo Ocean Race, Knut Frostad, ha asegurado este lunes que están muy satisfechos de cómo funciona la salida de la vuelta al mundo con escalas desde Alicante, con la que tienen contrato hasta 2018, y ha confesado que su intención es la de "seguir en España muchos años más".

El noruego ha recalcado que, a dos semanas de que se dé la salida de la edición 2014-2015, todos los hoteles de la zona están "llenos". "Y ahora mismo no se está en temporada alta. Estamos usando este evento para poder ampliar la época turística para que dure tres semanas más", ha afirmado Frostad en los Desayunos Deportivos de Europa Press, patrocinados por Liberbank, Loterías y Apuestas del Estado y Repsol.

En este sentido, el director ha indicado que trabajan "mano a mano" con Alicante y la Comunitat Valenciana "para tener un impacto máximo posible" y que en la última edición el impacto directo que tuvo la competición fue de "50 millones de euros" y de "80 millones con el indirecto".

Frostad ha cifrado en "2.000 personas" las que están trabajando en Alicante, donde se esperan "un millón de visitantes" y mostró su deseo de seguir ligado a la ciudad como salida de la VOR. "Planeamos seguir muchos años en España", ha apuntado. "El contrato actual también incluye la siguiente edición en 2018. Es el contrato más duradero en la historia del evento. Estamos muy contentos con este tipo de acuerdo, esperamos poder seguir", ha añadido.

Además, ha elogiado que haya "mucho entusiasmo local", reflejado en los "744 voluntarios" que hay en el 'Race Village' y ha declarado que están "trabajando estrechamente con grupos de vela en la Comunidad Valenciana". "Es importante conectar a los jóvenes con la carrera", ha admitido.

El principal responsable de la Volvo Ocean Race ha señalado que la vuelta al mundo "es la competición más larga del mundo". "Dura nueve meses y es la única en la que visitamos todos los continentes. Es una historia bastante increíble", ha coemntado al respecto.

Reducción de los presupuestos del 50

Por ciento.

Sobre los cambios para esta edición, el exregatista ha calificado como "principal" el de que todos los participantes lleven "por primera vez el mismo barco", el monotipo 'VO65' "para poder compensar la economía y estos momentos tan difíciles". "Hemos sido capaces de reducir los presupuestos en un 50% y tenemos siete equipos supercompetitivos", ha subrayado.

"Hemos cambiado varios cosas y nos gusta valorar como funcionan antes de ir a más. El objetivo no es cambiar por cambiar si no el tener una regata que se pueda seguir. Está en constante cambio, es impulsora de innovación y comunicación, y supongo que habrá más pasos hacia la mejora de la comunicación porque la tecnología de 2017 nos permitirá comunicarnos 10 veces más rápido, pero estoy deseando ver cómo funciona el nuevo formato", ha proseguido.

El directivo ha insistido en la importancia de las telecomunicaciones en los barcos, que considera "una de las cuestiones claves", y se ha referido al duro papel del reportero a bordo. "Los pasos más importantes van a venir de los medios, esos reporteros a bordo, esa gente que ponemos a bordo y que es el peor trabajo del periodismo mundial porque pasas frío, comes la misma comida, no formas parte de manejo del barco y eres un 'estorbo'. Hemos formado a 40 y estamos empezando a ver que cada vez recibimos historias mejores porque ellos tienen el instinto periodístico", ha remarcado sonriente.

Frostad ha dejado claro, de todos modos, que los cambios no deben centrarse únicamente "en la reducción de costes", sino que también debían buscar la forma de "quitar las barreras de entrada" para los participantes. "Los mejores seguirán siendo los ganadores, pero los nuevos saben que podrán participar y que tendrán las mismas herramientas. Creen que pueden tener una oportunidad y eso en deporte es muy importante", ha advertido.

Consulta aquí más noticias de Valencia.